SANTUARIO Y PARROQUIA NUESTRA SEÑORA DE LOURDES

Gruta y Basílica. Quinta Normal, Santiago de Chile.


Inicio > Mensaje de Lourdes > Santa Bernardita


Santa Bernardita > Aspectos de la Vida de Bernardita

ASPECTOS DE LA VIDA DE BERNARDITA

La Virgen y Bernardita

El 2009 celebramos el AÑO DE SANTA BERNARDITA, que nos invitó a fijar nuestra mirada en la Confidente de la Virgen. Conozcamos aspectos de su vida tan común y corriente como la nuestra, para acoger su llamado a caminar tras sus huellas y descubrir ese sencillo camino de santidad a la escuela de la Virgen María.

Bernardita siempre quiso ser pequeña, insignificante. A ella no le faltaba ni personalidad ni nobleza. Pero lo que no quería, es que todo terminara en ella: lo importante era el mensaje y no la mensajera. Se comparaba con una escoba que, después de usarla, se pone detrás de la puerta.

La hija mayor de los Soubirous, nacida el 7 de enero de 1844, fue bautizada el día 9 con el nombre de Bernarda. Pobre, Bernardita se aprovechó de un tesoro incomparable: el amor familiar, especialmente el amor de su padre. Este amor ayudó a la familia en los momentos de las mayores pruebas: la ruina, el descrédito social, la enfermedad, los lutos. El amor familiar se alimentaba con la oración. En el momento de las Apariciones, Bernardita no sabía ni leer ni escribir. Tampoco iba a la catequesis: a pesar de tener 14 años no había hecho la Primera Comunión. Pero sabía rezar el Rosario y siempre llevaba en su bolsillo un sencillo rosario. Bernardita era eficaz en el servicio. No le faltaba ni viveza ni personalidad.

Durante las Apariciones (11 de febrero a 16 de julio de 1858), Bernardita fue motivo de conflicto entre varias autoridades: con sus padres, con el comisario, con las mismas religiosas y hasta con los sacerdotes. Fue un milagro que Bernardita no perdiera la cabeza. Acepta dar testimonio de lo que vio y vivió, pero jamás quiso aprovecharse en la tierra de la gracia que había recibido del cielo. Su vida transcurrió en la pobreza y el desprendimiento.

Bernardita esperó ocho años antes de ingresar a la vida religiosa en Nevers. Quería esconderse y servir a los pobres. Pero su servicio se vio limitado por su falta de salud. Sin embargo fue muy apreciada como enfermera, tanto por los médicos como por las Hermanas.

La vida de Bernardita fue austera, pero ella nunca estaba triste. Derrochaba alegría y paz a su alrededor, en beneficio de los enfermos, de los niños o de las Hermanas jóvenes. Durante sus noches de insomnio en la enfermería de Nevers, miraba una estampa de la consagración y se unía a las Misas que se celebraban en ese instante en uno o en otro lugar de la Tierra. Unida a Jesucristo en su Pasión, hizo de su vida, “una ofrenda viva y santa”.

Bernardita murió en Nevers, el 16 de abril de 1879, a los 35 años. Su cuerpo reposa en la capilla de las Hermanas, en Nevers. Fue canonizada en 1933.

Logo Oficial Año de Santa Bernardita

LA BEATIFICACIÓN DE BERNARDITA:

El 2 de junio de 1925, en la sala del Consistorio, el Papa Pío XI declaraba que Bernardita podía ser proclamada BEATA. En la mañana del domingo 14 de junio, Fiesta del Corpus, la Basílica de San Pedro vibraba de alegría, resplandeciente de luz. Bajo sus bóvedas y su cúpula dorada, un gentío inmenso estaba reunido junto a la Madre María Teresa Bordenave, Superiora General de la Congregación de las Hermanas de la Caridad de Nevers, y de gran número de sus religiosas. Leído el texto de la beatificación estallaron los aplausos. Luego fue el canto del "Te Deum", cuando las campanas de San Pedro empezaron a repicar. En ese mismo momento era descubierto un cuadro de Bernardita, representando a la vidente de Lourdes llevada por los ángeles hacía la Virgen Inmaculada que le tendía los brazos. Desde entonces, Bernardita, honrada como Beata tendrá su fiesta litúrgica, su oficio propio, allí donde Roma lo permita. Se podrán exponer y venerar públicamente sus reliquias. Arrodillado en el centro del coro, Pío XI se recoge. Alguien va hacía él, mientras termina su oración: el más joven de los hermanos de Bernardita, Pedro Soubirous va a ofrecer al jefe de la Iglesia una reliquia de su bienaventurada madrina. El 3 de agosto siguiente el cuerpo de Bernardita será depositado en el coro de la gran capilla del convento de San Gildard en Nevers (Francia).

Santa Bernardita

LA CANONIZACIÓN DE BERNARDITA:

El 8 de diciembre de 1933, el Papa Pío XI pronuncia solemnemente la fórmula de la canonización de Bernardita: “En honor de la Santísima e indivisible Trinidad, para la exaltación de la fe católica y para el incremento de la religión cristiana, con la autoridad de Nuestro Señor Jesucristo, de los bienaventurados Apóstoles Pedro y Pablo y la Nuestra, después de madura deliberación y habiendo implorado la ayuda divina, el parecer de nuestros venerables hermanos los Cardenales de la Santa Iglesia Romana, los Patriarcas, los Arzobispos y Obispos, declaramos y definimos SANTA a la Beata María Bernarda Soubirous y la inscribimos en el catálogo de los Santos, estableciendo que su memoria será piadosamente celebrada todos los años en la Iglesia universal el 16 DE ABRIL, día de su nacimiento para el Cielo”.

Al terminar la misa solemne celebrada por el Papa Pío XI, los asistentes entonaron espontáneamente el canto del "Ave María", como se canta en Lourdes.

<< Santa Bernardita <<

Información General | Mapa del Sitio | Condiciones de Uso | Salir a Portada