SANTUARIO Y PARROQUIA NUESTRA SEÑORA DE LOURDES

Gruta y Basílica. Quinta Normal, Santiago de Chile.


Inicio > Variedades > Decálogo de Comportamiento durante la Misa


DECÁLOGO DE COMPORTAMIENTO DURANTE LA MISA

Misa

1. Debes llegar a tiempo a la celebración. La puntualidad es una demostración de respeto.

Si no puedes llegara a la hora señalada, haz los arreglos para llegar antes. Si llegas tarde, mantente en la parte de atrás, sin pasar a los bancos, para no distraer y molestar a los que han llegado antes. Hazlo solamente, aprovechando los cambios en las fases litúrgicas. Al llegar, procura sentarte en la parte central del banco para que los que vayan llegando, puedan sentarse en los extremos, así molestarán lo menos posible. Si la iglesia está muy concurrida, no ocupes un sitio dejando bolsos o los libros sobre el banco. Ese sitio lo puede ocupar otra persona.

2. Debes quedarte hasta que se termine la Celebración. La procesión de salida también forma parte de la liturgia.

No salgas hasta que no haya terminado de salir la comitiva con el Sacerdote que ha celebrado la Santa Misa. No saldrás hasta que haya terminado de cantar el coro o haya terminado la música.

3. Debes asistir bien presentado. Nuestra imagen honra a quien honra merece.

Es la entrevista más importante de la semana. El pudor y la decencia deben impedirte ir con escotes, minifaldas, ropas insinuantes y exageradas, para no distraer ni provocar a los asistentes. No es una excursión, por lo que no deberás ir con pantalones cortos, poleras o blusas transparentes, sombreros, etc., vestuario propiamente de un día de playa o campo. Si tienes pensado ir a otro sitio después de la Santa Misa, entonces vete a casa a cambiarte.

4. No comas durante la Misa. Distraes del objetivo, más aún si se va a comulgar.

No comas chicle, caramelos, etc. ni des a los niños aperitivos para que se entretengan.

5. Ponga mucha atención y devoción a la Misa. Es el momento más solemne de la semana.

No reces el Santo Rosario durante la Misa. Debes hacerlo antes o después de ésta. No escribas, pues también distraes la atención, aunque sean cosas relacionadas con la homilía o la celebración. No leas libros de meditación, también te distraen de la Santa Misa.

6. Cuida que los niños no alboroten o distraigan a las personas. La buena educación principalmente se demuestra en los sitios importantes.

Si no les puedes convencer a los niños de que estén atentos, deberás ponerte en la parte de atrás con ellos. No les des juguetes o lecturas ajenas a su educación religiosa para que se distraigan de la Misa. Deberás convencerles de la importancia del acto para que estén atentos. No permitas que tus niños pongan los pies sobre los bancos, jueguen o transiten en el altar, donde se está celebrando la Eucaristía.

7. No hables dentro de la Iglesia, distraerás a los que les hablas y a los que estén cerca.

Ni antes, ni durante, ni después de la Celebración. La Iglesia es un lugar sagrado y no es un lugar de tertulias.

8. Mantén posturas apropiadas durante la Misa. La imagen que proyectes puede servir para distraer a otros, o si es buena le reforzará su piedad. Debes dar ejemplo con tu actitud.

No pongas los pies sobre los reclinatorios aunque estén subidos. No te sientes con las piernas debajo del cuerpo, como si estuvieras viendo la televisión. No cruces las piernas cuando estés sentado, como en los cafés. Cuando estés de pie, sentado o de rodillas, mantén una postura respetuosa. No estés abrazado con tu esposo, novio, pololo o pareja, ni con la mano le acaricies la espalda, aunque algunos crean que es una señal de cariño. No permitas que los niños ni adultos jueguen en el altar, se esté o no celebrando la Sagrada Eucaristía, tampoco en los confesionarios, lugar donde se administra el sacramento del perdón.

9. Arrodíllate despacio, completamente y con devoción.

Con la rodilla derecha hasta tocar el suelo cuando estés delante del Sagrario. Con las dos rodillas hasta tocar el suelo e inclinando la cabeza cuando está expuesto el Santísimo Sacramento en el altar. Si no está el Santísimo en el Altar Mayor, no te arrodilles delante del altar, haz solamente una inclinación de cabeza al pasar delante y al entrar o salir de los bancos. Arrodíllate, si puedes, en el momento de la Consagración y cuando el sacerdote presente la Comunión a todos los fieles.

10. Persígnate despacio, completamente y con devoción, diciendo las palabras correspondientes, no solo los signos. Los signos religiosos haciendo garabatos son ridículos y demuestran un desprecio por las cosas trascendentes.

Santiguarse desde la frente hasta el pecho y del hombro izquierdo hasta el derecho rezando la oración que conlleva. No hay que besarse los dedos al final. Persignarse con la primera Cruz en la frente, la segunda en la boca y la tercera en el pecho, rezando la oración que conlleva.

<< Variedades <<

Información General | Mapa del Sitio | Condiciones de Uso | Salir a Portada