SANTUARIO Y PARROQUIA NUESTRA SEÑORA DE LOURDES

Gruta y Basílica. Quinta Normal, Santiago de Chile.


Inicio > Noticias > Especiales


Especiales > Mes de los Derechos Humanos 2013

SANTUARIO DE LOURDES Y LOS DERECHOS HUMANOS

Mes de los Derechos Humanos, Noviembre de 2013

Misa de Acción de Gracias por los DD.HH.

El Santuario de Lourdes propuso a los peregrinos y laicos de la Parroquia un tiempo de reflexión sobre los Derechos Humanos. Es de justicia mantener la memoria del papel que jugaron cientos de personas desde el Comité Pro Paz, la Vicaría de la Solidaridad y otras instancias de defensa de las personas. Creyentes y no creyentes, así como hermanos de otras iglesias, se arriesgaron, pusieron en peligro sus vidas para defender los derechos de las personas. ¡Esa memoria no se puede perder!

El Santuario de Lourdes fue lugar de acogida, espacio de paz, casa de los perseguidos, de los que trabajaban por la justicia.

Muchísimos encuentros solidarios y celebraciones litúrgicas clamando por la paz y el respeto a las personas se realizaron en Lourdes. La historia no se puede perder ni olvidar. Para una verdadera reconciliación debe haber un verdadero conocimiento de lo que ha sucedido hace muy pocos años.

Entre los actos realizados en Lourdes se destacan tres:

1. Con ocasión de los 35 años del “Simposio de los Derechos Humanos”, el 15 de noviembre se realizó una mesa redonda en la que participaron: Hna. Lucía Busta, de las Hermanas del Prado; P. Olivier D’Argouges, a.a. (Ex Vicario de la Zona Oeste de Santiago); y P. Aldo Gajardo Álvarez, a.a., Rector del Santuario de Lourdes.

2. El sábado 23 de noviembre, un bus con unas cincuenta personas encabezadas por el Padre Aldo Gajardo, a.a., peregrinaron a: Memorial de Paine, Parque de la Paz Villa Grimaldi, Memorial del Puente Bulnes. Fue una peregrinación de oración, homenaje y conocimiento de esos lugares. Más abajo, detalles sobre cada uno de los memoriales señalados.

3. El día domingo 24 de noviembre, a las cinco de la tarde, en la Basílica de Lourdes se celebró una Eucaristía presidida por el Padre Juan Carlos Cisterna, Superior Provincial Asuncionista. Le acompañaba como concelebrante el Padre Rector Aldo Gajardo.

En esta Eucaristía se recordó las acciones pastorales en pro de los derechos humanos, realizadas por: Fernando Ariztía Ruiz (Obispo), Raúl Silva Henríquez (Cardenal) y el Siervo de Dios Enrique Alvear Urrutia (Obispo). Tres hombres que fueron hermanos y pastores de miles de personas. Los tres, desde Lourdes, lanzaron sus llamados de paz y de justicia desde el Evangelio. Los tres ya gozan en el cielo y son indiscutiblemente varones justos que enjugaron muchas lágrimas. Sufrieron en carne propia las calumnias y la persecución, pero no flaquearon porque hablaban y actuaban como enviados del Señor.

Han sido días y actos muy impactantes para quienes los vivieron desde la fe. Los mayores recordaban lo vivido, los jóvenes van conociendo una parte de la historia de Chile que todavía tiene muchos aspectos en la nebulosa. Es normal, porque las nuevas generaciones no vivieron en carne propia la dictadura militar y solamente conocen las opiniones de los mayores que son entregadas con ópticas muy diferentes, conforme a mentalidades y opciones políticas.

El Rector del Santuario de Lourdes quiso hacer un recuerdo objetivo, sin tinte político y resultó muy bien. Se recordó los acontecimientos y se destacó el papel importantísimo de la Iglesia Católica para que el sufrimiento no fuera mayor.

Mesa Redonda

MEMORIAL DE PAINE:

Al sur de Santiago, a unos 40 kilómetros, se encuentra la localidad de Paine. Ese sector sufrió fuerte la represión a los campesinos después del golpe militar de 1973. En ese lugar se encuentra el “Memorial de Paine” que es un espacio abierto a toda la comunidad. Está dedicado a la promoción de la memoria y los derechos humanos. En ese memorial se recuerda a los torturados y desaparecidos de ese lugar y localidades vecinas.

PARQUE DE LA PAZ VILLA GRIMALDI:

En los terrenos donde se construiría la Villa Grimaldi, se ubicaban unas casas de adobe habitadas por el administrador de la antigua Hacienda de Peñalolén, que en la primera mitad del siglo XIX perteneció a la familia del destacado abogado y humanista chileno Juan Egaña. En este lugar se desarrolló una intensa vida cultural, propiciada por el mismo Egaña, teniendo como invitados a personas de la talla de don Andrés Bello, Manuel de Salas o Benjamín Vicuña Mackenna. En la segunda mitad del siglo XIX la propiedad estaba en manos de don José Arrieta, continuando con la tradición cultural establecida por Egaña.

Con posterioridad al golpe de estado del 11 de septiembre de 1973, la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA) empieza a buscar un recinto donde podría instalar un gran centro operativo. Viendo las cualidades que para ese fin tenía este terreno, presionan a su dueño, Emilio Vasallo, para que les traspase el fundo. Fue rebautizado con el nombre de Cuartel Terranova, y se inició su preparación para ser campo de concentración a fines de 1973.

En 1974, el campo empezó a recibir a sus primeros ocupantes, estando en plena capacidad operativa a fines de ese año. Éste era el cuartel de la Brigada de Inteligencia Metropolitana de la DINA.

Villa Grimaldi

Se estima que cerca de 4.500 personas pasaron en algún momento detenidas dentro de Villa Grimaldi. De este total, 18 fueron ejecutados políticos y 211 permanecen hasta hoy como detenidos desaparecidos. La principal función de la Villa era ser un macabro centro de tortura y detención, a grandes niveles. Uno de los más destacados prisioneros de este recinto fue Carlos Lorca Tobar, diputado socialista y la señora Michelle Bachelet (ex Presidenta de la República) junto a su madre, Ángela Jeria.

Con la disolución de la DINA en 1976, la propiedad pasó a la Central Nacional de Informaciones (CNI) para fines administrativos. Con el objeto de eliminar toda la evidencia del centro, en 1988 la propiedad fue traspasada a Hugo Salas Wenzel, director de la CNI. Posteriormente se subdivide la propiedad en lotes y se demuelen todos los recintos internos, salvo el muro perimetral.

Durante el período de transición a la democracia en 1990, el gobierno de Patricio Aylwin denuncia las irregulares transferencias de la propiedad de Villa Grimaldi. Recuperada la posesión del inmueble, el gobierno la destina en 1995 a crear el “Parque por la Paz Villa Grimaldi”. Inaugurado el 22 de marzo de 1997, se le rindió homenaje a todos los caídos y torturados que pasaron por ese lugar.

Gran parte de su trágica historia se encuentra relatada en el informe de la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación. El 27 de abril de 2004, el recinto fue declarado Monumento Histórico Nacional por el gobierno de Ricardo Lagos.

La Presidenta de la República Michelle Bachelet asistió el 14 de octubre del 2006 a la inauguración del “Teatro por la Vida”, en el Parque por la Paz Villa Grimaldi, Comuna de Peñalolen. La mandataria hizo un íntimo recorrido por los espacios que sirvieron de celdas para mujeres y por el lugar conocido como "La Torre", adonde eran llevados los detenidos que luego “desaparecían”.

En su discurso, Bachelet se mostró emocionada y declaró su orgullo de “ser la primera Presidente en visitar Villa Grimaldi” y reiterando su compromiso de “que en el país nunca más” ocurran hechos como los que se vivieron en el recinto.

En la actualidad, dicho centro se ocupa en recordar la memoria de los detenidos desaparecidos y ex prisioneros políticos, mediante obras culturales, actos de memoria y políticos.

Memorial de Puente Bulnes

MEMORIAL DEL PUENTE BULNES:

Memorial en recuerdo del sacerdote Joan (Juan) Alsina Hurtós (Castellón de Ampurias, España, 28 de abril de 1942 - † Santiago, Chile, 19 de septiembre de 1973).

Juan Alsina Hurtós llegó a Chile el 30 de enero de 1967 con el propósito de trabajar durante 10 años en este país, en su carisma que era la evangelización del mundo obrero por el que sentía una predilección especial.

Alsina ejercía su ministerio en la Parroquia San Ignacio de San Bernardo y como Jefe de Personal en el Hospital San Juan de Dios (Santiago de Chile) al momento del golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973. En ese mismo recinto fue detenido por efectivos militares pertenecientes a un Batallón del Regimiento Yungay de San Felipe, el 19 del mismo mes, y llevado detenido al Internado Nacional Barros Arana (ubicado en el territorio de la Parroquia de Lourdes). Ese mismo día, una patrulla militar lo llevó hasta el sector del puente Bulnes, donde fue acribillado.

El soldado de 18 años que lo asesinó, Nelson Bañados, relató después el fusilamiento con estas palabras:

“Salimos del Barros Arana en jeep. Mi capitán conducía y yo iba atrás con Juan. Juan iba esposado y muy pensativo. No me dijo ni una palabra durante el trayecto ni me dio ningún trabajo cuidarlo. Iba calladito no más. Él sabía que lo íbamos a matar porque en el Barros Arana se lo habíamos comunicado. Al llegar al puente Bulnes, mi capitán frenó, y yo, como lo hacía con cada uno de los que fusilaba, me bajé, saqué a Juan del furgón y fui a vendarle los ojos, pero Juan me dijo: Por favor no me pongas la venda, mátame de frente porque quiero verte para darte el perdón. Fue muy rápido. Recuerdo que levantó su mirada al cielo, hizo un gesto con las manos, las puso sobre su corazón y movió los labios como si estuviera rezando y dijo: Padre, perdónalos... Yo le disparé la ráfaga y cayó al tiro. Quería dispararle con la pistola pero lo hice con la metralleta para que fuera más rápido. El impacto fue tan fuerte que volteó su cuerpo y prácticamente cayó solo al Mapocho, yo tuve que darle un empujoncito nomás. Otros, a veces, caían al piso del puente y había que levantarlos y echarlos al río. Eran las diez de la noche y de este fusilamiento no me voy a olvidar nunca jamás”.

El día 27 de septiembre es encontrado su cuerpo en el Servicio Médico Legal; es sepultado al día siguiente en el Cementerio Parroquial de San Bernardo. Su autopsia indica la causa de su muerte “múltiples heridas de bala” y “lesiones apergaminadas en la cara.

El soldado Nelson Bañados confesó su crimen al sacerdote Miguel Jordá, que investigó personalmente la historia del Padre Alsina. Bañados ratificó su versión en el juicio por el asesinato y tiempo después, agobiado por los remordimientos, se suicidó.

En su memoria, un consultorio en San Bernardo lleva el nombre Padre Joan Alsina.

(Crónica de Hno. Ramón Gutiérrez P., a.a. Datos de los memoriales fueron tomados de otras publicaciones de internet)

<< Especiales <<

Información General | Mapa del Sitio | Condiciones de Uso | Salir a Portada