SANTUARIO Y PARROQUIA NUESTRA SEÑORA DE LOURDES

Gruta y Basílica. Quinta Normal, Santiago de Chile.


Inicio > Noticias > Crónicas de la Iglesia Actual


Crónicas de la Iglesia Actual > Cróniocas Anteriores

CRÓNICAS DE LA IGLESIA ACTUAL

Síntesis de Crónicas Anteriores

Video adjunto: Momento del decreto de Indulgencia Plenaria y la Bendición Extraordinaria Urbi et Orbi impartida por el Papa Francisco el viernes 27 de marzo en la Santa Sede, implorando la misericordia de Dios para que frene la pandemia del coronavirus.

MENSAJE ARZOBISPO DE SANTIAGO POR SEMANA SANTA:

"En la Semana Santa, y en la vida de cada cristiano ¡Cristo en el centro! Por nosotros y por nuestra salvación, por nuestros pecados murió Jesucristo. «Tanto amó Dios al mundo que le envió a su Hijo no para condenarlo sino para salvarlo...» Estos son los misterios santos que celebramos; y este año no podemos estar juntos en los templos.

”Estos días vemos como todos somos frágiles, susceptibles de enfermar y de morir. Todos tenemos que colaborar para superar esta pandemia. La semana santa nos vuelve a avisar y enseñar que nosotros los humanos podremos avanzar, pero necesitamos un salvador. Jesús es el Salvador, Él es el que quita los pecados del mundo.

”Sabemos que Dios sufre con nosotros. Esto es lo decisivo, pues con Dios, la cruz termina en resurrección, el sufrimiento termina en dicha eterna".

(Extracto de homilía de Monseñor Celestino Aós Braco en Misa de Domingo de Ramos, Arquidiócesis de Santiago).

DISPOSICIONES DE LA IGLESIA CHILENA FRENTE AL COVID-19:

Las diversas jurisdicciones eclesiásticas de Chile han dado a conocer algunas medidas para evitar la propagación del coronavirus COVID-19 invitando las comunidades eclesiales a seguir las indicaciones que emitan las autoridades sanitarias del país. Debido a que están sujetas a permanentes cambios, dejamos un acceso a las recomendaciones y decisiones, reunidas y actualizadas constantemente en la página de la Cech, haciendo clic aquí,.

Pbro. Mariano Puga

FALLECIMIENTO P. MARIANO PUGA:

El Arzobispado de Santiago informa el fallecimiento del Padre Mariano Puga, el sábado 14 de marzo, a los 88 años de edad. Fue un sacerdote diocesano chileno, conocido como “Cura Obrero”, ex párroco de La Legua, creador de la Parroquia Universitaria y defensor de los Derechos Humanos durante el gobierno militar de Chile.

Nació el 25 de abril de 1931 en el barrio Concha y Toro, en pleno centro de Santiago. Fue ordenado sacerdote en 1959. Desarrolló gran parte de su vida pastoral en Villa Francia, comuna de Estación Central, además en Pudahuel, La Legua y Chiloé. También fue director espiritual del Seminario Pontificio Mayor de Santiago, en la década de los 60, cuando el seminario estaba en Las Condes.

En 1987 participó en la visita a Chile del Papa Juan Pablo II. Además, el padre Mariano fue uno de los fundadores y miembro de la Fraternidad Sacerdotal Jesus Cáritas, inspirada en el carisma del Beato Carlos de Foucauld, de la cual fue su responsable internacional entre 2000 y 2006.

En 2009 es condecorado con el premio "Héroe de la Paz", que anualmente otorga la Universidad Alberto Hurtado. La ceremonia, efectuada en dependencias del Congreso Nacional, fue encabezada por la entonces Presidenta de la República, Michelle Bachelet.

Al momento de fallecer, el P. Mariano Puga residía en la comunidad La Minga, de Villa Francia. La Misa de Exequias se realizó el domingo 15, en la Iglesia de San Francisco.

Iglesia de Santiago

CARTA PASTORAL DEL ARZOBISPO DE SANTIAGO:

Queridos hermanos y hermanas:

Los desafíos actuales de Chile tienen ámbitos diversos. Un aspecto que hoy toca particularmente el alma nacional es el proceso constituyente en el que estamos insertos y que nos compromete responsablemente a todos.

Situados en este escenario histórico no podemos olvidar que la misión primera de la Iglesia es evangelizar, anunciando con palabras y obras la Buena Nueva de Jesucristo, que llena de sentido la vida y le da un nuevo horizonte a la historia. El aporte que hemos de dar, desde el Evangelio, es un bien insustituible para nuestra cultura y un don para Chile.

Somos conscientes que no es tarea de la Iglesia formular soluciones técnicas, políticas o ideológicas –y menos todavía soluciones únicas– en materias contingentes, que Dios ha dejado al juicio libre y responsable de cada uno. Pero sí tenemos el derecho y deber de enseñar y difundir aquellos principios sociales que, inspirados en el Evangelio, han de vitalizar el corazón de nuestra sociedad y servir al bien común. Ejemplos de éstos son, entre otros, el respeto a la vida, la centralidad de la persona, el bien común, la solidaridad, la subsidiariedad, la opción por los excluidos, la libertad de culto y la responsable participación ciudadana en el devenir nacional. Estos principios han de ser profundizados para que nos ayuden a un adecuado discernimiento en conciencia al momento de cumplir nuestros deberes cívicos.

En el contexto actual, y provocados por la historia, parece un deber ineludible para nosotros los cristianos el formarnos adecuadamente en la Doctrina Social de la Iglesia para que, a la luz de esta enseñanza, podamos discernir los signos de los tiempos y contribuir decididamente al bien común de Chile. Aportar desde lo nuestro es un deber que enriquece al país, es lo que la sociedad espera de nosotros y está al servicio del diálogo entre las diversas visiones.

Buscando ayudar al adecuado discernimiento como arquidiócesis, a través de la Vicaría para la Pastoral, ofreceremos prontamente subsidios que nos ayudarán a formarnos, para aportar mejor a la reflexión y al discernimiento sobre el futuro de Chile. También, este camino de formación y de reflexión puede ser un aporte concreto para el diálogo en nuestras familias, en las comunidades de base, en las parroquias y en todos los espacios en los que, por nuestro bautismo, estamos llamados a iluminar. Además, esta formación nos ayudará a salir al encuentro de quienes no son cristianos para mostrarles, sin pretender imponer o dogmatizar, que la propuesta que brota del corazón de la Iglesia es un tesoro al servicio de todos.

Los animo a participar activamente en el proceso que estamos viviendo como país, desde las legítimas diferencias, discerniendo en conciencia, aportando en paz todo aquello que hemos recibido como un don, poniéndolo al servicio de la cultura del encuentro, siendo respetuosos del que piensa distinto, sabiendo que ninguna opción es absoluta, ni ningún sistema político puede dar la respuesta definitiva a las inquietudes más hondas del corazón humano. La multiforme acción económica, social, legislativa, administrativa y cultural destinada a promover el bien común encontrará cristianos legítimamente en 'diferentes veredas', en partidos o grupos diversos, pero esto jamás puede impedirnos trabajar juntos, como hermanos e hijos de una misma tierra, por el bien común de Chile.

Finalmente, como hemos sostenido los obispos: «La vida de todos quienes vivimos en Chile y el respeto a la dignidad y los derechos de cada persona y la inculcación de sus deberes ha de ser una preocupación de todos nosotros (...) Sigamos orando y comprometiéndonos, personal y comunitariamente, por la amistad cívica y la paz social en nuestro país (Comité Permanente CECh, "Levantarnos de la mano de la justicia y el diálogo", 24 de octubre de 2019)».

Que Nuestra Señora del Carmen, estrella de nuestra bandera, conduzca nuestro caminar y nos cobije a todos, sin excepción, bajo su manto de unidad.

(Carta de Monseñor Celestino Aós Braco, Arzobispo de Santiago, con fecha 6 de marzo de 2020)

Mons. Celestino Aós Braco

MONS. CELESTINO AÓS BRACO, NUEVO ARZOBISPO DE SANTIAGO:

La Nunciatura Apostólica en Chile comunica que el Papa Francisco ha nombrado Arzobispo de la arquidiócesis de Santiago de Chile a Mons. Celestino Aós Braco, O.F.M. Cap., hasta entonces Administrador Apostólico sede vacante et ad nutum Sanctae Sedis de la misma Arquidiócesis

Dicha noticia fue sido publicada a las 12:00 horas de Roma (8:00 horas de Chile) del viernes 27 de diciembre de 2019.

Monseñor Celestino Aós Braco nació el 6 de abril de 1945 en Artaiz, Navarra (España). Cursó la enseñanza básica y media en la Escuela Nacional mixta de Artaiz.

El 16 de agosto de 1955 ingresó como aspirante en la Orden de los Frailes Menores Capuchinos en su tierra natal. Entre 1960 y 1963 realizó los estudios filosóficos en Zaragoza. El 14 de agosto de 1963 ingresó al noviciado de Sanguesa, realizando el 15 de agosto de 1964 la primera profesión religiosa. Entre 1964 y 1968 completó los estudios teológicos en Pamplona, donde el 16 de septiembre de 1967 hizo su profesión perpetua.

El 30 de marzo de 1968 fue ordenado sacerdote por Mons. Ignacio Larrañaga, O.F.M.Cap. Después de la ordenación sacerdotal fue educador y profesor en Lecaroz y vicario en Tudela (Navarra).

Entre 1972 y 1980 hizo cursos de especialización en la Universidad de Zaragoza y después en la Universidad de Barcelona, donde obtuvo la Licenciatura en Psicología. Entre 1980 y 1981 frecuentó la Pontificia Universidad Católica de Chile, gracias a una beca internacional de investigación en Psicología. Tras regresar a España, fue profesor en Pamplona y, posteriormente, vicario cooperador en Zaragoza.

En 1983 fue destinado a la Provincia de Chile: fue nombrado vicario parroquial en la parroquia de Longaví (diócesis de Linares), confiada a los Padres Capuchinos. En 1985 fue elegido Superior de la comunidad capuchina de Los Ángeles (diócesis de Santa María de los Ángeles).

En 1995 fue nombrado párroco de la parroquia San Miguel en Viña del Mar (diócesis de Valparaíso), siendo además Superior de la comunidad de la Orden de la Frailes Menores Capuchinos en el sector de Recreo, en Viña del Mar.

Durante sus años de ministerio en la diócesis de Valparaíso ejerció el cargo de vicario episcopal para los institutos femeninos de vida consagrada y fue miembro del Consejo Episcopal.

Desde el año 2008 fue vicario parroquial en la parroquia San Francisco de Asís en la diócesis de Santa María de los Ángeles.

Entre otros cargos que ha desempeñado, ha sido tesorero de la Asociación Chilena de Derecho canónico; promotor de justicia en el tribunal eclesiástico de Valparaíso; psicólogo y juez en el tribunal eclesiástico interdiocesano de Concepción; miembro de tribunales especiales para estudiar procesos históricos en causas para beatificación y canonización, entre ellos le correspondió estudiar el milagro para la canonización del sacerdote Alberto Hurtado.

El 25 de julio de 2014 el papa Francisco lo nombró Obispo de la diócesis de Copiapó. Fue consagrado obispo por Mons. Ivo Scapolo, Nuncio Apostólico, el 18 de octubre de 2014, fecha en la que tomó posesión de la diócesis de Copiapó.

Entre los encargos que le ha confiado la Conferencia Episcopal, el obispo Celestino Aós es miembro de la Comisión Episcopal de Relaciones con CONFERRE (Conferencia de Religiosas y Religiosos de Chile) y presidente de la Comisión Nacional de Pastoral Presbiteral, organismo del área Agentes Evangelizadores.

El 23 de marzo de 2019 el Santo Padre lo nombró Administrador Apostólico sede vacante et ad nutum Sanctae Sedis de la arquidiócesis de Santiago de Chile, tras aceptar la renuncia presentada por el cardenal Ricardo Ezzati. El 27 de diciembre de 2019 el Papa Francisco lo ha nombrado Arzobispo de la Arquidiócesis de Santiago de Chile, cargo que asumió el sábado 11 de enero de 2020 en celebración realizada en la Catedral Metropolitana.

¡Chile no puede esperar!

“chile no puede esperar”:

En un Mensaje de la Conferencia Episcopal de Chile dado a conocer el martes 12 de noviembre en Lo Cañas, los obispos y administradores manifiestan: "En esta hora compleja de nuestra historia, como hijos de Dios en esta tierra, como ciudadanos y pastores, humildemente apelamos a la generosidad de todos para anteponer a cualquier ambición personal o grupal el bien común de la patria, la que nos debiera congregar como una sola familia".

Añaden: "¡Por amor a nuestra patria terminemos con la violencia! Ante las denuncias por violaciones a los derechos humanos, personas fallecidas, heridas, vandalismo, saqueos, destrucción de infraestructura pública y privada, pedimos con fuerza e insistencia que cese todo tipo de violencia, venga de donde venga", afirman los pastores, recordando que "nuestra historia nos enseña el grave daño que el quiebre de la institucionalidad y la transgresión sistemática de la dignidad de las personas han dejado en muchos conciudadanos y en el alma de Chile".

Nueva Constitución: llamado a diálogo nacional sin exclusiones, amplio, participativo y diverso

Más adelante, destacan que "¡El respeto y el diálogo son hoy una urgencia! En el actual escenario, en que se ha invitado a una amplia reflexión sobre una nueva Constitución, es imprescindible un diálogo nacional sin exclusiones, amplio, participativo y diverso, que no sólo integre a los actores políticos, sino también a todos los hombres y mujeres de buena voluntad; que involucre a los movimientos y organizaciones sociales y laborales, siguiendo el legítimo cauce institucional".

Subrayan que la amistad cívica, la justicia y el respeto a la institucionalidad son la condición esencial de la convivencia y de la reconstrucción del tejido social.

Derribar muros, tender puentes para un pacto social con justicia, paz y dignidad.

Recordando la cita del profeta Isaías "¡El fruto propio de la justicia es la paz!", afirman que "¡Chile no puede esperar! Todos tenemos que hacer nuestros mejores esfuerzos para derribar los muros que nos separan y tender los puentes que nos permitan encontrarnos y construir un pacto social que nos conduzca a un futuro con más justicia, con paz y dignidad, donde nadie se sienta excluido del desarrollo humano integral".

Finalmente, como lo hicieron nuestros padres de la Patria, ponen a Chile en manos de la Virgen del Carmen, "sabiendo que ella nunca dejará de escuchar el clamor de su pueblo".

Firman el mensaje, los obispos y administradores de la Conferencia Episcopal de Chile, reunidos en asamblea plenaria en el centro salesiano de espiritualidad, en Lo Cañas, Santiago. Texto completo del mensaje aquí.

<< Crónicas de la Iglesia Actual <<

Información General | Mapa del Sitio | Condiciones de Uso | Salir a Portada