SANTUARIO Y PARROQUIA NUESTRA SEÑORA DE LOURDES

Gruta y Basílica. Quinta Normal, Santiago de Chile.


Inicio > Mensaje de Lourdes > Curaciones y Milagros en Lourdes


CURACIONES Y MILAGROS EN LOURDES

Multitud en Lourdes Francia

LAS CURACIONES: UN HECHO.

Hablar de Lourdes para muchos equivale a hablar de milagros, aunque no sea lo esencial. Eso está profundamente relacionado con la historia del Santuario. Y no solamente por su valor humano y publicitario, sino por ser una “señal de Dios” en este lugar de gracia y de experiencia evangélica. En Lourdes ocurren unas curaciones extraordinarias. Es un dato real. Pero, ¿cuáles son el criterio y el procedimiento para llegar a la conclusión que éstas sean milagrosas o no?

La noticia del milagro se difundió en Lourdes ya durante las apariciones, después de algunas curaciones extraordinarias. El 25 de febrero de 1858, el picapedrero Luis Bouriette hizo sacar un poco de agua de la fuente que brotaba en el fondo de la gruta; quería lavar con esa agua su ojo derecho, que había perdido por una esquirla de piedra que lo había golpeado, 20 años antes, trabajando en la cantera. Recuperó completamente la vista.

LA OFICINA MÉDICA:

Pero las curaciones extraordinarias en Lourdes han continuado. ¿Cuál es el procedimiento por parte de la ciencia médica y de la autoridad eclesiástica para llegar a la conclusión que una curación sea milagrosa o no?

En el año 1882, en Lourdes, fue instituida la “Oficina de las Constataciones Médicas”, que en la actualidad se llama “Oficina Médica”. Tiene sede permanente en la zona de los santuarios. Está constituida por médicos presentes en Lourdes y está abierta a cualquier otro médico. La tarea de esta oficina es constatar en el lugar las posibles curaciones y comprobar si se trata de casos que merecen una profundización, o bien se deben sobreseer. En caso afirmativo, se constituye un “Expediente Médico”, que permite certificar tanto la enfermedad anterior como la curación. Todos los médicos, creyentes y no, pueden acceder e esta oficina y consular las fascículos depositados.

En el año 1948, Monseñor Théas, en ese entonces Obispo de Tarbes y Lourdes, reorganizó la Oficina Medica y constituyó otro organismo de nivel internacional. Actualmente, 32 médicos, que representan a 11 países, constituyen el “Comité Médico Internacional”. Éste se reúne cada año en su sede de París, y decide sobre los casos de curación que le son sometidos por la Oficina Médica de Lourdes. Frente a una curación o presunta tal, todos los médicos presentes en Lourdes pueden controlar, interrogar a la persona curada, examinar los documentos a disposición. Si el hecho se considera clínicamente inexplicable, es declarado por la Oficina Médica “curación científicamente inexplicable”.

CRITERIOS DE EVALUACIÓN:

¿Cuáles son los criterios de evaluación que inducen al Comité Internacional a la declaración de un caso como de carácter científicamente inexplicable o no?

a) La curación en sí. Debe ser instantánea, imprevisible, total, duradera, sin convalecencia (se necesitan por lo menos 4-5 años para que sea aceptada).

b) La enfermedad. Debe haber sido grave, orgánica y no funcional, comprobada objetivamente a través de análisis clínicos y exámenes.

c) El tratamiento. Es decir, la terapia usada en el intento de curación médica.

Desde el año 1858 hasta la fecha se han reconocido como “científicamente inexplicable” 2.500 casos, sobre casi 6.000 casos examinados. El trabajo de los médicos termina aquí: sin embargo, el trámite continúa.

EL MILAGRO:

El expediente que contiene los exámenes, la evaluación y la declaración de “científicamente inexplicable” del caso, se transmite al Obispo de la Diócesis a la cual pertenece el enfermo en cuestión. El Obispo pasa el caso a una Comisión Canónica para un examen ulterior.

Después de eso, si lo considera oportuno, puede declarar el milagro con un Decreto Canónico. O bien, puede sobreseer el caso. Hasta la fecha, la autoridad eclesiástica ha reconocido oficialmente 67 milagros atribuidos a Dios por intercesión de la Inmaculada Concepción de Lourdes.

Después de lo que se ha expuesto, se comprende bien cuánta prudencia y lentitud utilice la autoridad eclesiástica en los casos de curación que ocurren en Lourdes. Eso también porque esta “señal de Dios” en Lourdes no se considera como la más importante, a pesar de que, como se puede comprender, para el peregrino y para la opinión pública constituya el hecho más impresionante e interesante.

En Lourdes se considera mucho más importante y frecuente otra “señal de Dios”. Es la “señal de la gracia”, que se manifiesta en las conversiones, en la serenidad de los espíritus, en el cambio radical de vida. Una señal escondida que no hace ruido, pero que trabaja en la intimidad. Una señal que no necesita de una oficina de constatación médica. Que no es noticia, ya que es exclusivamente personal.

<< El Mensaje de Lourdes <<

Información General | Mapa del Sitio | Condiciones de Uso | Salir a Portada