SANTUARIO Y PARROQUIA NUESTRA SEÑORA DE LOURDES

Gruta y Basílica. Quinta Normal, Santiago de Chile.


Inicio > Noticias > Especiales


Especiales > Efectos del Terremoto en Lourdes Chile

EFECTOS DEL TERREMOTO Y LA RECONSTRUCCIÓN EN LOURDES

Centro-Sur de Chile, 27 de Febrero de 2010

Basílica dañada

A cuatro años de la catástrofe que afectó al centro-sur de nuestro país, presentamos el reporte actualizado de los efectos del terremoto que dejó en las dependencias del Santuario de Lourdes. Saludamos a todos las personas y familias que en ese momento sufrieron la muerte de sus seres queridos. Nuestras oraciones por ustedes y por sus difuntos; por los aún no se recuperan de los daños que dejó esta tragedia, los que perdieron sus casas, sus hogares, sus fuentes de trabajo... Y también nuestro homenaje a quienes ya se han puesto de pie... Todos juntos hemos reconstruido y seguiremos construyendo una mejor Patria.

La Gruta tuvo daños en su parte alta, en el campanario y en los nichos de las Apariciones. La Basílica, que tuvo destrozos en su interior, en los vitrales y en la cúpula, todavía no ha recuperado totalmente su estructura. También hubo daños en el Convento. La obra gruesa de las reparaciones en todo el Santuario fue avaluada en un millón de dólares, incluidos los vitrales de la Basílica, cuya restauración sigue pendiente.

Los religiosos de la Comunidad Asuncionista de Lourdes Chile no tuvieron mayores inconvenientes de salud. El Padre Héctor García Ochoa se encontraba de vacaciones en el sur al momento del terremoto, en plena zona del epicentro. Su ciudad, Tomé, fue destruida por el sismo y posterior tsunami.

En nuestro Santuario, el grupo de Ayuda Fraterna se hizo cargo de muchas familias del barrio Lourdes que estaban en muy malas condiciones. También se envió ayuda a la localidad de Cumpeo, Región del Maule...

“Chile, Lourdes está contigo”. Gracias al Señor por la solidaridad de este pueblo. Gracias a la Virgen, Madre de Chile, por ayudarnos a ser hermanos. Chile ha recuperado la tranquilidad, la esperanza y la alegría, pero aún queda camino para construir una Patria mejor.


San Pedro
Daños en Altar Mayor
Nave lateral norte

LOS PRIMEROS EFECTOS:

A las 3:34 AM del sábado 27 de febrero, un violento terremoto azota la zona centro-sur de nuestro país. El epicentro se ubicó en las cercanías de Cobquecura (localidad costera de la Región del Biobío), y su magnitud fue de 8,8 grados en la escala de Richter (escala que mide la "potencia" del sismo, a diferencia de la de Mercalli que mide los efectos, pero ambas suelen entregar cifras similares). El movimiento telúrico, de más de dos minutos y medio de duración, se sintió con mayor fuerza desde la Región de Valparaíso hasta la Región de la Araucanía. En Santiago (a 500 Km. aprox. del epicentro), el terremoto alcanzó los 8 grados Richter. Un posterior tsunami devastó además la zona costera de la provincia de San Antonio y de las regiones de O'Higgins, del Maule y del Biobío. El maremoto también alcanzó el archipiélago Juan Fernández y la Isla de Pascua.

Cerca de quinientos muertos, decenas de desaparecidos, cientos de miles de damnificados. Destrucción de ciudades y pueblos. Caminos y puentes cortados. Inestabilidad en los servicios de electricidad, agua, telefonía fija, celulares e internet, al igual que el Metro de Santiago. Aeropuerto Internacional de Pudahuel cerrado durante varios días por daños en sus instalaciones. Gran cantidad de templos católicos y conventos destruidos total o parcialmente... Por otra parte, se suspendieron todas las actividades masivas en Chile, incluida la última jornada del Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar...

No hubo fallecidos ni heridos entre los Asuncionistas chilenos y extranjeros residentes… Familiares de algunos religiosos quedaron con sus casas dañadas (o destruidas), pero bien de salud…

Las viviendas o conventos Asuncionistas resistieron el terremoto, aunque con daños de diversa consideración.

Nuestro Santuario de Lourdes resultó fuertemente afectado en el edificio de la Basílica, uno de los templos más importantes y hermosos de Chile. Paredes con grietas muy peligrosas, destrucción de algunas imágenes. Cayó algo de revoque y hubo serios daños en las bancas. El nicho del altar mayor, que cobija la imagen de la Virgen, sufrió desplazamientos en su base, pero la Imagen quedó intacta. Los vitrales de los Misterios del Rosario cayeron y los fieles aún esperan su restauración. La cruz metálica de la cúpula (que está a 70 metros de altura) se desprendió de su base y quedó colgando hacia un costado. Eso obligó a cerrar los velatorios del Santuario, pues esa cruz podía caer al patio de éstos.

La Gruta también sufrió daños. Grietas visibles en su parte superior, problemas en algunos sectores de los cuadros de las Apariciones y el campanario quedó inutilizable, pues la torre que lo sostiene está separada de su eje.

El Convento de Lourdes es grande. Una de las alas de la construcción resultó con peligrosos cortes en las cornisas… Y cayeron algunos trozos de cemento… La otra ala quedó con tejas quebradas y se trata de un estilo que ya no existe. En la cocina del convento, saltó por los aires un mueble que estaba adosado al muro… Se quebró gran cantidad de loza. Hubo inundación de la enfermería provocada por la rotura de un termo. El agua invadió muchos espacios durante horas…


Daños en la Gruta
Cañería dañada

Las celebraciones eucarísticas del sábado 27 y domingo 28 de febrero debieron efectuarse en la Gruta. Se caracterizaron por ser más breves que las acostumbradas en nuestro Santuario. La Basílica quedó cerrada por seguridad de los peregrinos.

El lunes 1° de marzo se realizó una reunión urgente en Lourdes con presencia de unas 45 personas de la Parroquia y del Santuario. La reunión fue dirigida por el Hno. Ramón Gutiérrez, a.a. Se hizo un catastro de las necesidades más inmediatas de las personas más afectadas. Durante la semana, fue visitado todo el sector parroquial por voluntarios de nuestra Parroquia y Santuario. Posteriormente se supo de dos personas fallecidas en el sector, alcanzadas por el derrumbe de un muro de una casa vecina (una madre y su hija que estaba embarazada).

En muchos lugares de nuestro país, Santiago incluido, se desataron el pillaje, el robo y los asaltos. Fue un dolor más dentro de la tragedia. Debido a esto, hubo que cerrar muy temprano la Gruta el día 2 de marzo y suspender la misa de la tarde, por seguridad. Los kioscos de venta que rodean el Santuario cerraron rápidamente… Tremenda sicosis… Un hermano de la Comunidad tuvo que ir ese día al centro de la ciudad. Regresó contando que en el centro de Santiago todo el comercio cerró sus puertas por miedo a los asaltos, pero eso fue temprano… Situación de miedo e inseguridad muy grande.

Debido a los saqueos, las autoridades tuvieron que decretar toque de queda en las regiones del Maule y Biobío.

Preocupación aparte eran las réplicas del terremoto, fenómeno que se percibía con mayor frecuencia entre Rapel y Arauco.


Daños en Basílica
Vitrales dañados Daños en exterior Basílica

RECONSTRUIR Y SOLIDARIDAD:

El miércoles 3 de marzo se hizo la primera inspección profesional en el Santuario. Respondiendo al pedido de la Comunidad Asuncionista, Mons. Fernando Chomalí, Obispo Auxiliar de Santiago de entonces, envió al señor Ramón Montecinos (Ingeniero Civil) para una primera inspección de la Basílica. Afirmó que no hay daños estructurales en el edificio. Y en una rápida mirada al Convento, indicó que lo más urgente era la reparación de los techos y de unos muros cortados sobre el segundo piso de la casa. Correspondían a la parte alta, tapaban la techumbre…

El jueves 4, otros dos ingenieros visitaron las dependencias del Santuario, acompañados por el Administrador de Bienes del Arzobispado de Santiago. Fueron enviados directamente por la Vicaría Zona Oeste de Santiago. Hicieron una detallada visita a la Basílica y también señalaron que no hay daños estructurales.

El viernes 5 de marzo se realizó, como estaba previsto desde el 1° de marzo, una nueva reunión del Consejo Ampliado y voluntarios de Lourdes. Asistieron 17 personas e inmediatamente se organizó el fin de semana: mesas especiales (a la entrada del Santuario), atendidas por la Pastoral Juvenil para la recepción de alimentos, dinero y ropa, y recolección de ayuda en terreno (barrio), a cargo de adultos y jóvenes. Ambas actividades se realizaron en forma excelente los días sábado 6 y domingo 7 de marzo. Nota máxima merecen los jóvenes de la Pastoral y algunos adultos, quienes dieron el mejor de los ejemplos de solidaridad y entrega. El Padre Juan Carlos Cisterna, actual Superior Provincial de los Asuncionistas, se entregó por entero al trabajo solidario visitando el barrio con los jóvenes.

La organización y coordinación de la actividad SOLIDARIA estuvieron a cargo de las secretarias Patricia Arancibia (revista “El Eco de Lourdes”) y María Isabel Soto (Parroquia y Santuario). En la parte material se contó con el excelente apoyo del señor Humberto Curivil, sacristán. Nuestra tarea fue concentrarse en la ayuda al sector parroquial.

Chile: Lourdes está contigo

Algunos comunicados del Arzobispado de Santiago no llegaron a tiempo; por ejemplo, el Mensaje del Cardenal Francisco Javier Errázuriz se conoció la noche del sábado 6 (por TV) y había que leerlo en todas las misas del domingo. No fue posible.

Desde el Arzobispado también se llamaba a tener abiertos los templos en la noche del viernes al sábado, en paralelo a la Teletón “Chile ayuda a Chile”… ¡Imposible eso!… Nuestra realidad es que no tenemos personas para hacer turnos de noche y tener abierta la Gruta era un riesgo, el barrio es algo peligroso.

Si bien aquí no ha habido actos de vandalismo, se tuvieron que tomar serias medidas de cuidado, pues se observaron actitudes sospechosas de algunas personas. Merodeaban por la sala que fue adaptada como bodega.

En el Convento se fue paulatinamente colocando todo en su lugar y limpiando los espacios, pues el polvo y el yeso caído inundaba todo.

En la Gruta se colocó un pequeño altar como homenaje a las personas fallecidas por efectos del cataclismo.

Un sencillo letrero, confeccionado por un joven, lució en las afueras de la Basílica: “Chile: Lourdes está contigo”.

Con prontitud se armó una exposición fotográfica en los pasillos del convento y luego se colocó para que la visitaran los fieles en el sector de las oficinas. Las imágenes expuestas correspondían a fotos del archivo de la revista El Eco de Lourdes (terremoto de 1985) y a fotografías tomadas por Guillermo Hueichaqueo, Humberto Curivil y el Hno. Ramón Gutiérrez, con los daños que dejó el “27F” en nuestro Santuario, cuya reparación fue reavaluada en un millón de dólares, incluida la ya mencionada reposición de los vitrales de la Basílica.

El domingo en la tarde, después de la misa de cinco, se realizó la procesión tradicional con la imagen de la Virgen por el parque de la Gruta. Esta vez se llevó también la gran cruz que se usa para Viernes Santo.

El lunes, a primera hora, se hizo la compra de alimentos con el dinero recolectado para armar una canasta familiar adecuada, con el objeto de entregar estos aportes a los afectados del sector parroquial.

La Comunidad Asuncionista recibió gran cantidad de expresiones de apoyo. Especialmente desde el exterior a través de internet.


Jóvenes recolectando víveres
Procesión en la Gruta Campaña de Solidaridad

RECOBRANDO LA NORMALIDAD:

El lunes 8 de marzo, al mediodía, regresó a la comunidad el Padre Héctor García Ochoa, Párroco, Rector del Santuario y Superior de la Comunidad Asuncionista de Lourdes Chile de aquel entonces. A él le correspondió vivir con su familia la crueldad del terremoto. ¡Estaba a sesenta kilómetros del epicentro!

Supo en carne propia lo que era ese movimiento que impedía estar de pie. Supo del ruido espantoso que emanaba del centro de la tierra y del ensordecedor estrépito de la caída de cristales, muebles, techos y muros. Cada casa de la zona se movía como si una inmensa mano furiosa quisiera destruirlo todo. En Santiago, el terremoto se vivió de esa manera y estamos a varios cientos de kilómetros de distancia del epicentro. No hay que imaginar mucho lo que se vivía en Tomé, la ciudad donde se encontraba el Padre Héctor.

A lo anterior había que agregar que inmediatamente se cortaron la energía eléctrica, el agua y las comunicaciones por teléfonos fijos y móviles. ¡Soledad absoluta! Soledad y miedo, pues cada tanto debía escapar, con todo el pueblo, hacia los cerros, pues las alertas de tsunami eran constantes. La ola marítima llegó a unas cinco cuadras de la casa donde él se encontraba. Pero llegó bien, contento de regresar a su comunidad y habiendo dejado en buenas condiciones a los suyos.

El domingo 14 de marzo fue un día de mucha actividad en el Santuario. Hubo gran asistencia de peregrinos y las celebraciones se desarrollaron en la Gruta.

Los adultos de diversos grupos del Santuario y Parroquia vendieron queques, pan, torta, bebidas, café para juntar dinero y comprar alimentos para los necesitados y afectados por el terremoto. La respuesta fue excelente, se vendió todo.

En dos camionetas se preparó el cargamento para salir al día siguiente temprano rumbo a Cumpeo (Región del Maule), llevando la solidaridad del Santuario a ese pueblo duramente afectado por el sismo.

Chile ayuda con amor

A las siete de la mañana del lunes 15, luego de una oración en la puerta de la Gruta, salieron dos vehículos rumbo a Cumpeo. La delegación del Santuario: José Pérez Silva (Q.E.P.D.), Humberto Curivil, Manuel Sepúlveda, Luis Ramírez, Mónica Guerrero, María Isabel Soto, Patricia Arancibia y el Hno. Ramón Gutiérrez.

Muy impresionante fue ver los daños que provocó el terremoto en las carreteras, puentes caídos, rotondas destruidas, pavimento desplazado de su lugar. Se alzaban voces criticando la mala construcción de una autopista concesionada que era el orgullo de los chilenos. El orgullo estaba roto… Y los empresarios al parecer asustados: los peajes fueron liberados.

La delegación hizo una pausa en el pueblo de Pelequén, localidad perteneciente a la comuna de Malloa, Región de O'Higgins. Se ubica a 41 kilómetros al sur de la ciudad de Rancagua y a unos 130 kilómetros de Santiago. Los estragos que produjo el terremoto allí fueron inmensos. El templo del Santuario de Santa Rosa estaba totalmente destruido (excepto la imagen de la Santa Patrona de América Latina y un crucifijo), lo mismo las antiguas construcciones del pueblo. Algunas edificaciones nuevas también resultaron dañadas. Afortunadamente, la iglesia de Pelequén ya está reconstruida.

Después de un total de tres horas y media de viaje, el grupo llegó a Cumpeo, localidad ubicada a unos 45 Km. al SE de Curicó y a casi 250 Km. de Santiago, en la comuna de Río Claro, Región del Maule. Allí sencillamente no había parroquia. El lugar donde estaba el templo de la Parroquia Nuestra Señora de la Merced se convirtió en un terreno vacío, lleno de tierra y ya sin escombros. ¡Impresionante visión! Y para donde se mire, en el pueblo, se veían ruinas, montones de tejas y adobes, carpas, plásticos que protegen personas y muebles. ¡Absoluta desolación!

Se procedió a la descarga del cargamento solidario: alimentos y ropa. También la delegación llevaba una imagen de la Virgen de Lourdes. El terremoto destruyó la Gruta que existía en el lugar, al lado del templo. Inmediatamente se realizó un hermoso momento de oración a un costado de lo que fue la Gruta. El Pbro. Enrique Leiva Rojas, Párroco de Cumpeo, agradeció a la delegación y a los peregrinos de Lourdes por el regalo llevado a sus feligreses: comida, abrigo y la Imagen. La oración concluyó con la bendición impartida por un muy agradecido Padre Leiva, quien demostró un excelente ejemplo de fortaleza y de vida apostólica, pese a su avanzada edad.

Luego, un exquisito almuerzo, sencillo, pero bien preparado.

En seguida, un recorrido a pie por el pueblo. Visita a la Posta, el Liceo y la Alcaldía: los tres edificios nuevos y sin daños.

El señor Alcalde, Claudio Guajardo, concedió unos minutos a nuestros representantes y también les agradeció su presencia.

Después de pasar por Curicó, la delegación regresó a Lourdes alrededor de las once de la noche. Contentos por haber llevado un grano de arena a hermanos y hermanas que lo han perdido todo.

Domingo de Ramos

DESARROLLO DE LOS OFICIOS RELIGIOSOS:

Desde el 27 de febrero, todos los oficios religiosos comenzaron a celebrarse en la Gruta: eucaristías, bautizos, primeras comuniones, casamientos e incluso ordenaciones religiosas. Esto, debido a la imposibilidad de abrir la Basílica.

Así, la Semana Santa 2010 tuvo un entorno particular, ya que casi todas las celebraciones se realizaron en el “Corazón del Santuario”. Por su parte, la Imagen de la Virgen de Lourdes fue colocada en el Paseo Peatonal el Domingo de Ramos. El Viernes Santo, la Dolorosa ocupó su lugar. Y el Domingo de Pascua, fue Cristo Resucitado quien acogió a los peregrinos en el Paseo Lourdes.

Las condiciones climáticas fueron benignas durante los fines de semana de abril y la primera quincena de mayo, permitiendo la realización de las misas dominicales en la Gruta. Con frío en algunos momentos, pero soportable.

Hasta que el sábado 22 de mayo tuvimos lluvia en Santiago. Todas las celebraciones de ese día y las del día siguiente, domingo de Pentecostés, se realizaron en el Salón Pedro Claver Pinto (Lourdes esquina Santo Domingo). Lugar sencillo, humilde, pobre. Alguien describió el entorno como “artesanal”, por la ubicación de algunos signos litúrgicos. Como si fuera poco, el piso de este salón tiene serios desniveles que son muy anteriores al terremoto. Pero el calor humano y el espíritu comunitario se hicieron notar, así como una mayor cercanía entre los sacerdotes, animadores de misas, coros y las respectivas asambleas. El Salón Pinto, que habitualmente sirve para encuentros masivos de Catequesis Familiar y Pastoral Juvenil, tuvo buen debut en celebraciones dominicales. La experiencia se repitió el sábado 28 y la mañana del domingo 29.

Nuestra Basílica de Lourdes tuvo su primera etapa de reparaciones gracias al apoyo del Arzobispado de Santiago, que consistió en la limpieza de restos de grietas del cielo y de las paredes, junto con la restauración de la cruz de la cúpula. El sábado 5 de junio, la Basílica abrió sus puertas a la Zona Oeste, con motivo del Congreso Eucarístico Zonal, y meses más tarde se habilitó para todos los oficios religiosos. Posteriormente se reabrió el velatorio del Santuario.

Desde la mañana del domingo 10 de abril de 2011 se encuentra nuevamente en nuestra Basílica la imagen de San Pedro Apóstol, la más destruida por el terremoto. La imagen, que fue traída con ocasión del Jubileo 2000 y que ahora resalta por sus colores, quedó ubicada en su sitio original en el interior del templo, a la entrada, lado izquierdo de la puerta principal.

Domingo de Resurrección 2010

A CUATRO AÑOS DE LA CATÁSTROFE:

A cuatro años y medio de esta tragedia, señalemos que aún queda camino por recorrer, como la restauración de los vitrales de la Basílica y el campanario de la Gruta. Y además se han detectado daños en sectores de la estructura del templo Basílica. A nivel país, ya hemos dicho que Chile ha recuperado la tranquilidad, la esperanza y la alegría, pero todavía hay tareas pendientes para construir una Patria mejor.

Finalmente, agradecemos a nuestros peregrinos y feligreses que han colaborado para poder restaurar la Basílica de Lourdes. Y ahora, la invitación es a continuar reconstruyendo nuestro Santuario. Se está llevando a cabo la campaña de reconstrucción de nuestra Gruta y Basílica, que estamos difundiendo en nuestro sitio web (ver Avisos). Y por supuesto que les invitamos a seguir haciendo gestos de solidaridad con nuestros hermanos más necesitados de la actualidad.

Santiago, 12 de Septiembre de 2014.

<< Especiales <<

Información General | Mapa del Sitio | Condiciones de Uso | Salir a Portada