SANTUARIO Y PARROQUIA NUESTRA SEÑORA DE LOURDES

Gruta y Basílica. Quinta Normal, Santiago de Chile.


Inicio > Noticias > Especiales


Especiales > Fiesta de Nuestra Señora de Lourdes 2012

FIESTA DE NUESTRA SEÑORA DE LOURDES 2012

“Hagan todo lo que Él les diga”.


Monseñor Ezzati, P. Héctor García y concelebrantes
Procesión Final

VEA TAMBIÉN EDITORIAL LOURDES 2012 IGLESIA DE SANTIAGO

El pasado 11 de febrero se celebró la Fiesta de Nuestra Señora de Lourdes. Se cumplieron 154 años del inicio de las Apariciones de la Virgen María a Bernardita Soubirous en Lourdes de Francia y 104 años de inauguración de nuestra Gruta de Lourdes de Santiago de Chile. Se celebraron 15 misas en nuestro Santuario durante todo el día.

El lema de este año fue, por tercer año consecutivo, “Hagan todo lo que Él les diga”. Esta Fiesta de Lourdes tuvo la particularidad de ser la última del Padre Héctor García Ochoa como Párroco y Rector del Santuario, cargos a los que asumió en el año 2005 para ejercerlos hasta marzo de 2012.

La primera Misa se celebró a las siete de la mañana en la Gruta. El Padre Héctor García presidió la Misa de 9 AM. Más tarde, el Vicario General de Pastoral de Santiago, Monseñor Héctor Gallardo, encabezó la Eucaristía de las 10 horas. La Misa de mediodía fue presidida por el Padre Juan Carlos Cisterna, Superior Provincial Asuncionista.

A las tres de la tarde hubo Bendición de Niños para proseguir con el Rezo del Rosario. La Misa de 17 horas, presidida por el Padre Bolivar Paluku, fue seguida por una gran multitud que posteriormente participó en la Procesión por el interior de la Gruta.

La Misa de Clausura, de las 20:00 horas y transmitida por Radio María, fue presidida, al igual que el año 2010, por Monseñor Ricardo Ezzati, Arzobispo de Santiago, y culminó con la tradicional Procesión por las calles del sector. Confesiones hubo todo el día en la Basílica.

CLICK AQUÍ PARA VER GALERÍA DE IMÁGENES FIESTA DE LOURDES 2012


Mons. Ezzati en la Gruta
Peregrinos en la Gruta
Oración en la Gruta

MÁS DE 80.000 PERSONAS EN LA FIESTA DE NTRA. SRA. DE LOURDES:

Caminando por el Paseo Lourdes, confundida entre la incontable cantidad de peregrinos, una mujer de mediana edad llevaba aferrada en su pecho una figura de la Virgen. Como ella, más de 80 mil fieles llegaron, con el corazón palpitando por una fe inquebrantable, a la Festividad de la Virgen de Lourdes, que como cada año se celebró este 11 de febrero en el nuestro Santuario ubicado en Quinta Normal.

Antes de la Misa de Clausura, y entre innumerables muestras de afecto, el Arzobispo de Santiago, Monseñor Ricardo Ezzati, señaló que “queremos pedirle a la Virgen que nos siga acompañando con bondad”, sobre todo para “hacer de nuestra Iglesia la gran familia de Dios”. Asimismo, subrayó que “además nos unimos a las intenciones de la Iglesia Universal, que hoy (11 de febrero) celebra el Día del Enfermo. Queremos rezarle a la Virgen por todos los enfermos, para que sientan su materna protección”.

EL CARIÑO ENTRAÑABLE DE LOS PEREGRINOS:

En medio del incesante ir y venir de gente antes de la misa final, junto a su marido y dos hijos estaba Vivian Alcaíno (29 años). “Siempre venimos, y lo hacemos primero que todo para darle gracias a la Virgen por el cariño que nos ha demostrado como familia. Ella ha sido pilar fundamental para nosotros. De hecho, mi hijo mayor está consagrado a la Virgen, porque él estuvo muy enfermo y ella le salvó la vida”, comentó.

La misma esperanza que puso Juan Carlos Villareal (20), quien acudía por primera vez a esta festividad, para agradecer por su hijo de tan sólo un año: “Lo traje porque viene saliendo del hospital tras seis operaciones. Se lo encomendamos mucho a la Virgen y se recuperó, así que ahora venimos a agradecerle”. Y se mostró “impresionado por la belleza de esta celebración y por la multitud que ha venido. En realidad aquí se nota el cariño que tenemos los chilenos por Cristo y la Virgen”.

La Festividad de Lourdes recuerda el 11 de febrero de 1858, cuando en Lourdes, Francia, la Virgen se le reveló a la pequeña Bernardita Soubirous, de tan sólo catorce años, y en dieciocho sucesivas oportunidades -conocidas como las 18 Apariciones- le confió un encargo para el párroco y un mensaje para la Iglesia, basado en el Evangelio y las Bienaventuranzas. Dicho mensaje está marcado por la oración, la pobreza, la penitencia y la conversión, acompañadas de signos como el agua, la luz, los enfermos, los pobres y algunos gestos penitenciales.

Finalmente, la Virgen quiso identificarse diciendo “Yo soy la Inmaculada Concepción”, palabras que ratificaban dicho dogma católico proclamado por Pío IX, pocos años antes, el 8 de diciembre de 1854.

Más de un siglo y medio después, Angélica Boyens (61) recogía ese espíritu en su peregrinaje de este sábado 11 de febrero de 2012. “Yo vengo siempre en esta fecha. Para mí es muy importante, desde chiquitita yo acudía con mi mamá a esta festividad, así que siempre ha sido una tradición. Además que conmigo la Virgencita ha sido muy milagrosa, siempre me ha cumplido en las cosas que le he pedido”.

Un sentimiento similar es el que cobija Pedro Sánchez (53), quien junto a más de cuarenta fieles viajó especialmente desde Lota para visitar el Santuario. “Esta celebración es una muestra del amor a la Madre, por todo lo que ella hace por cada uno de sus hijos e hijas. En mi caso personal, ella ha sido fundamental en todo lo que he podido lograr en mi vida. Yo creo que la Virgen es la que me ha ayudado a seguir a Jesucristo”.

En tanto, el Hermano Ramón Gutiérrez, religioso asuncionista y director de la revista “El Eco de Lourdes”, destacó que “la Virgen trata de animarnos y de ser un apoyo y un signo de entusiasmo y esperanza. La Virgen es mamá, pero también es catequista, nos educa, nos enseña, y por eso constantemente nos está diciendo esas palabras que usamos como lema de la fiesta este año, que son del Evangelio: ‘Hagan todo lo que Él les diga’. En el fondo nos dice que para que seamos felices, hagámosle caso a Jesús”.

Monseñor Ricardo Ezzati en Lourdes

MONSEÑOR EZZATI Y UNA HOMILÍA DE ESPERANZA:

Ya en la recta final de la jornada, a las 20 horas, los fieles repletaron la Gruta para participar en la Eucaristía presidida por el Arzobispo de Santiago, Monseñor Ricardo Ezzati, quien expresó que la Virgen en Lourdes nos recuerda la invitación a la conversión, la oración y la penitencia. Y añadió que “María en Lourdes ha venido a recordarnos que somos amados por Dios, que Él es nuestro Padre y que su amor ha sido derramado en nuestros corazones”. En ese sentido, recalcó que la Virgen, en esta pequeña localidad de Francia hace 154 años, “nos recuerda también a los hombres y mujeres de nuestro tiempo que sin la comunión con Dios nuestra vida humana pierde el significado más bello, que es ser amados por Él”.

Ante la atenta mirada de los fieles, Monseñor Ezzati destacó que “la Virgen de Lourdes, que es la Virgen de los tiempos difíciles, nos acompaña. Le queremos pedir a ella -añadió- que venga a caminar con nosotros con la esperanza de tiempos mejores”. Y concluyó pidiendo que “María nos haga activos como discípulos en nuestra tarea misionera y que para ello nos dé la fortaleza”.

La jornada concluyó con la tradicional Procesión por las calles adyacentes al Santuario, encabezada por Monseñor Ezzati, con la figura de la Virgen como estandarte de un pueblo fiel que salió a expresar su fe.

◄Especiales◄

Información General | Mapa del Sitio | Condiciones de Uso | Salir a Portada