SANTUARIO Y PARROQUIA NUESTRA SEÑORA DE LOURDES

Gruta y Basílica. Quinta Normal, Santiago de Chile.


Inicio > Asuncionistas > La Gran Familia de la Asunción


La Gran Familia de la Asunción > Pascua Madre Claudia Lefebvre, o.a. (1923-2010)

PASCUA MADRE CLAUDIA LEFEBVRE (1923-2010)

Misionera de la Congregación Oblatas de la Asunción

Madre Claudia Lefebvre

Dios llamó a su Casa, el pasado 16 de junio de 2010, a la extraordinaria mujer y religiosa Claude-Emmanuel Lefebvre (de nacionalidad belga), hermana de la congregación Oblatas de la Asunción que entregó quince años de su vida como misionera en Chile. Tenía 87 años de vida y 63 de profesión religiosa.

La Madre Claudia, como cariñosamente se le decía, era una gran dama, elegante en el trato, en el vestir y en el comportamiento. Siempre digna, servicial y exigente con ella y con quienes la rodeaban. Le gustaba todo en orden y era implacable en eso, y era lo que ella misma se exigía lo que pedía a los demás y, generalmente, su pedido era con el ejemplo.

Su enfermedad la fue apagando de a poco. Como una sencilla vela, se apagó la mujer consagrada que fue luz para miles de personas en su larga vida de servicio.

Fundadora de su comunidad en Chile, con otras dos hermanas, supo a sus 59 años aprender el idioma, aprender nuestras costumbres y amar nuestra cultura. Sin duda que le costó mucho la adaptación, pero ella se sentía llamada a abrir surcos en Chile y nunca decayó en su intento. Sufrió mucho cuando tuvo que regresar a Francia por motivos de salud, el 25 de diciembre de 1997. No lo expresaba, pero ella intuía que se iba definitivamente de Chile. Se gastó, se entregó sin medir consecuencias, durante quince años. Su vida chilena transcurrió en Valparaíso, en el Cerro Los Placeres, donde hoy se la recuerda con inmenso cariño.

En el año del Bicentenario del nacimiento del Padre Manuel D'Alzon, fundador de las Oblatas y de los Religiosos Asuncionistas, Madre Claudia fue llamada a festejar en el cielo este acontecimiento.

Las Hermanas Oblatas de la Asunción tuvieron que cerrar sus casas en Chile. En este momento hay dos hermanas chilenas, una en Brasil y la otra en Francia. Sin duda que la partida de Claudia será un abono para que surjan nuevas vocaciones y que muy pronto, desde Francia, se pueda reiniciar la vida de las Oblatas en Chile. ¡Las necesitamos!

Querida Madre Claudia, tenemos la certeza que estás en el Cielo… Intercede por nosotros, acompáñanos como tantas veces lo hiciste en vida. Anímanos como tú sabías hacerlo. Sigue siendo para todos nosotros la Madre Claudia, porque además de tu buen ejemplo como religiosa, siempre te brotaba por los poros la “mamá” preocupada de todos y de todo. No podíamos decirte hermana, eras madre y lo sigues siendo para muchos chilenos y chilenas.

¡Dios premie todo el bien que hiciste!

<< La Gran Familia de la Asunción <<

Información General | Mapa del Sitio | Condiciones de Uso | Salir a Portada