SANTUARIO Y PARROQUIA NUESTRA SEÑORA DE LOURDES

Gruta y Basílica. Quinta Normal, Santiago de Chile.


Inicio > Liturgia y Devoción > Recursos Pastorales


Recursos Pastorales > Misa Conversión de San Pablo 2009

MISA CONVERSIÓN DE SAN PABLO

Domingo 25 de Enero de 2009

San Pablo Apóstol

El Papa Benedicto XVI, recordando el Bimilenio del Nacimiento de San Pablo (08-2008), ha decretado un AÑO JUBILAR PAULINO en su honor, con el objetivo de frecuentar sus escritos y de impregnarnos de su espiritualidad y su celo apostólico al servicio de la Iglesia. El Señor Cardenal Francisco Javier Errázuriz, Arzobispo de Santiago, ha designado a nuestra Basílica de Lourdes como TEMPLO JUBILAR, con el privilegio de la “indulgencia plenaria”. Presentamos el libreto de Misa utilizado el pasado 25 de enero, Tercer Domingo del Año Litúrgico (Ciclo B) y Día de la Conversión de San Pablo. Ese día, nuestro Santuario de Lourdes se integró de lleno a las celebraciones jubilares con la Bendición de la nueva Imagen del Apóstol San Pablo, imagen que se incorpora a nuestra Basílica.

1. INTRODUCCIÓN:

Saulo y Pablo. Es uno solo. Era todavía un imberbe cuando ya estaba presenciando la muerte a pedradas de Esteban, primer mártir de la Iglesia. Más tarde se ensañaba con la Iglesia, ingresaba en las casas y arrastraba a la cárcel a hombres y mujeres cristianos.

Y él mismo cuenta, en la carta a los Gálatas:

“Ustedes han oído hablar de mi actuación anterior, cuando pertenecía a la comunidad judía, y saben con qué furor perseguía a la Iglesia de Dios y trataba de arrasarla…Pero un día, a Aquél que me había escogido desde el seno de mi madre, por pura bondad le agradó llamarme y revelar en mí a su Hijo para que lo proclamara entre los pueblos paganos”. (Gálatas 1, 13-16).

El caso de Pablo, que fue llamado directamente por Cristo, es especial. Pablo, con toda sinceridad y seriedad llega a decir: “Para mí vivir es Cristo” (Filipenses 1, 21). Es la culminación de una vida que acepta hasta las últimas consecuencias el llamado de Dios. Pablo no eligió a Cristo, Cristo lo eligió a él.

En este día, en este TEMPLO JUBILAR PAULINO, queremos unirnos a toda la Iglesia que celebra los dos mil años del nacimiento de Pablo.

2. CANTO INICIAL

3. SALUDO DEL SACERDOTE

4. RITO PENITENCIAL:

a) Señor, tu ternura y misericordia son eternas, no mires nuestras faltas y acércate a nosotros con cariño y fidelidad de amigo...

SEÑOR, TEN PIEDAD.

b) Señor, acuérdate de nosotros con misericordia, con la misericordia que ofreciste al buen ladrón, con la misericordia y paciencia que tuviste con Pedro, y con Tomás y con la adúltera y con todos los pecadores…

CRISTO, TEN PIEDAD.

c) Señor, tu eres nuestro Maestro, enséñanos a superar nuestros egoísmos, nuestros miedos y nuestros temores para hacer realidad tu Reino en nosotros y en los demás…

SEÑOR, TEN PIEDAD.

5. GLORIA:

En este día en que nos unimos al Jubileo de San Pablo, alabemos a Dios que es Padre, Hijo y Espíritu Santo con el canto del Gloria.

6. ORACIÓN COLECTA

LITURGIA DE LA PALABRA :

Animador: Desde el centro del templo avanza un joven representando a san Pablo, él trae hasta el presbiterio el leccionario desde donde se proclamará la Palabra. Aclamamos cantando…

7. Primera Lectura: Hechos de los Apóstoles 22, 3b-16. (Leccionario Santoral, Fiesta de la Conversión de San Pablo).

En la Primera Lectura, del Libro de los Hechos de los Apóstoles, el propio Pablo cuenta cómo encontró a Cristo, de tal manera que de perseguidor de los cristianos pasó a convertirse en Apóstol totalmente entregado al Señor y a la extensión de su Reino.

8. Salmo Responsorial: Salmo 24, 4-5b.6.7b.9. (Tercer Domingo, Año B).

Con el Salmo 24, pedimos al Señor que nos muestre el camino de la conversión.

ANTÍFONA: MUÉSTRAME, SEÑOR, TUS CAMINOS.

9. Segunda Lectura : 1 Corintios 7, 29-31. (Tercer Domingo, Año B).

A la luz de la venida de Cristo, toda nuestra historia se relativiza; y más cuando pensaban que ésta sería inminente. Lo que importa es vivir con las lámparas encendidas. “La apariencia de este mundo es pasajera”.

10. EVANGELIO: Marcos 1, 14-20. (Tercer Domingo, Año B).

El arresto de Juan coincide y quizá propicie la manifestación pública de Jesús. Lo suyo no era bautizar, como Juan, para limpiar los pecados, aunque en un primer momento lo hiciera. Lo suyo era anunciar la llegada del Reino de Dios, mirando más a esta realidad trascendente y transformadora. Enseguida llamó a los primeros discípulos.

ALELUYA: El Reino de Dios está cerca. Conviértanse y crean en el Evangelio.

11. HOMILÍA

12. CREDO

13. COMPROMISO (REEMPLAZA A LA ORACIÓN UNIVERSAL).

Sacerdote:

Unidos a toda la Iglesia queremos repetir con San Pablo: “Para mí vivir es Cristo”.

Cuando la Iglesia nos invita a ser discípulos misioneros para construir el Reino de Dios en la sociedad actual… Con San Pablo queremos decir: “Para mí vivir es Cristo”.

Cuando la sociedad reclama de nosotros acciones concretas de solidaridad y justicia… Con San Pablo queremos decir: “Para mí vivir es Cristo”.

Cuando se nos invita a construir una patria donde todos tengan pan, respeto y alegría… Con San Pablo queremos decir: “Para mí vivir es Cristo”.

Porque estamos llamados a ser santos en el seguimiento radical de Jesús… Con San Pablo decimos: “Para mí vivir es Cristo”.

Porque nuestras familias deben ser siempre lugares de paz, armonía, diálogo y felicidad… Con San Pablo decimos: “Para mí vivir es Cristo”.

Porque nuestras parroquias, capillas, movimientos y comunidades deben ser faros que guíen y orienten a la sociedad… Con San Pablo decimos: “Para mí vivir es Cristo”.

Fieles a nuestra vocación cristiana, decimos: “Para mí vivir es Cristo”.

Amando a Cristo, a María y a la Iglesia, decimos: “Para mí vivir es Cristo”.

Respondiendo al llamado personal del Señor el día de nuestro bautismo, decimos: “Para mí vivir es Cristo”.

14. PRESENTACIÓN DE LOS DONES:

Junto con las ofrendas del pan y del vino, traemos al altar nuestro aporte en alimentos, para nuestros hermanos más necesitados. En este día queremos hacer evidente nuestra solidaridad.

15. ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS:

16. PLEGARIA EUCARÍSTICA: Prefacio Propio.

17. SANTO

18. CONSAGRACIÓN: Aclamación cantada. Que sea eucarística.

19. PADRE NUESTRO

20. RITO DE LA PAZ

21. CORDERO DE DIOS

22. COMUNIÓN:

Nos acercamos a la mesa, Jesús nos invita a comer su Cuerpo y a transformarnos en Él.

23. ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

24. ACCIÓN DE GRACIAS:

ANIMADOR: Al regresar a nuestro ambiente, decimos agradecidos…

Gracias, Señor, por haber elegido a Pablo, como tu Apóstol.

Gracias, a ti Pablo, que, inundado por esta luz nueva, comprendiste, mejor que nadie, el misterio de Cristo.

Gracias, por esa vida nueva que fue inundando tu vida entera con el nombre de Cristo.

25. BENDICIÓN FINAL Y ENVÍO.

NOTA: El animador invita a los presentes a pasar frente a la imagen de San Pablo. Se canta de preferencia el canto: “Si yo no tengo amor”.

NOTA IMPORTANTE:

El Papa Benedicto XVI concede a nuestra BASÍLICA DE LOURDES, designada TEMPLO JUBILAR, el privilegio de lucrar la “Indulgencia Plenaria”, el 25 de enero y cada día 25 de mes. La “indulgencia plenaria” borra la pena debida a los pecados (o culpa) ya confesados y perdonados por el sacramento de la Confesión o penitencia. Pueden ganar esta Indulgencia los feligreses cumpliendo estas condiciones: Confesión sacramental, Comunión y Oración por las intenciones del Papa.

LA INDULGENCIA PLENARIA:

“La indulgencia es la remisión ante Dios de la pena temporal por los pecados, ya perdonados, en cuanto a la culpa, que un fiel dispuesto y cumpliendo determinadas condiciones consigue por mediación de la Iglesia, la cual, como administradora de la redención, distribuye y aplica con autoridad el tesoro de las satisfacciones de Cristo y de los santos”. ( C.I.C.) n° 1471.

<< Recursos Pastorales <<

Información General | Mapa del Sitio | Condiciones de Uso | Salir a Portada