SANTUARIO PARROQUIA NUESTRA SEÑORA DE LOURDES

Gruta y Basílica. Quinta Normal, Santiago de Chile.


Inicio > Variedades > No solamente palabras


NO SOLAMENTE PALABRAS

No solamente palabras

Se cuenta que un día un tal Xanto envió al fabulista Esopo al mercado para que comprara lo mejor que viera. Esopo fue y le trajo una lengua. Xanto, extrañado, le dijo: “¿Esto es lo mejor que encontró en el mercado?”. Y Esopo le respondió: “Sin duda alguna; la lengua es el órgano de la verdad, del elogio y nos permite a los hombres comunicarnos y entendernos”.

Pasados algunos días, Xanto envió de nuevo a Esopo al mercado para que comprara lo peor que él encontrara y Esopo le trajo también lengua. Xanto le dijo, de nuevo, extrañado: “¿Y esto es lo peor que encontró en el mercado?”. Y le dijo Esopo: “Sí, la lengua es el canal de la mentira, del chisme y la ofensa. La lengua es el arma que usan los hombres para ofenderse mutuamente”.

La verdad es que la palabra ha valido y sigue valiendo para todo:

Con la palabra se engaña a los pueblos o se les enseña la verdad.

Con la palabra expresamos el amor y el odio.

Con la palabra ocultamos la realidad que llevamos por dentro o expresamos la verdad de nuestros sentimientos.

Con la palabra expresamos nuestras hipocresías, pretendemos engañar a los demás o manifestamos nuestra verdad al desnudo.

Con la palabra levantamos y hundimos a quienes se nos pongan por delante.

Con la palabra alabamos y ofendemos a los otros.

Con la palabra decimos sí a sabiendas de que es no o decimos no a sabiendas de que es sí.

La palabra vale para todo y, precisamente porque vale para todo, desconfiamos tanto de la palabra:

¡Qué difícil se nos hace creer en la palabra de muchos de nuestros políticos! ¡Engañan demasiado menospreciando al pueblo!

¡Qué difícil se hace creer en la palabra de un esposo o una esposa que siempre está mintiendo!

¡Qué difícil se le hace a unos padres creer en la palabra de sus hijos, cuando ven que siempre les están engañando.

Hoy hay demasiadas palabras plagadas de falsedad y de mentira; por eso hay también tanta desconfianza mutua. La palabra ya no vale por si misma. Su único aval son las obras. Jesús mismo decía a los judíos: “Si no hago las obras de mi Padre, no me creáis; pero si las hago, aunque a mí no me creáis, creed por las obras" (Juan 10, 38).

Las palabras se han devaluado hoy demasiado, como dice el refrán: “Palabras sin obras se venden barato”.

<< Variedades <<

Información General | Mapa del Sitio | Condiciones de Uso | Salir a Portada