SANTUARIO Y PARROQUIA NUESTRA SEÑORA DE LOURDES

Gruta y Basílica. Quinta Normal, Santiago de Chile.


Inicio > Liturgia y Devoción > Recursos Pastorales


Recursos Pastorales > Catequesis sobre la Eucaristía > Anexo: Algunos Conceptos Importantes

ANEXO: Algunos Conceptos Importantes

Altar

CAPÍTULO FINAL:

7.- Rito de Despedida: “Quédate con nosotros, Señor”

LITURGIA Y EUCARISTÍA:

La Liturgia es la “fuente y cumbre de toda actividad de la Iglesia”. En ella se ejerce el sacerdocio de Jesucristo. La celebración litúrgica es el lugar más propicio para la presencia de Cristo. Celebraciones litúrgicas son todas aquellas acciones que tienen su origen en el mismo Jesús: la Eucaristía, los Sacramentos, la Liturgia de las Horas, las Celebraciones de la Palabra, las Celebraciones Dominicales sin Sacerdote, los Responsos y las Bendiciones. La liturgia no agota toda la actividad de la Iglesia, pero es la acción más importante. Es así como existen algunos ejercicios como el Santo Rosario, las Novenas, el Mes de María, la Adoración al Santísimo, el Vía Crucis, etc., que son recomendables como actos de piedad, pero NO son acciones litúrgicas: son devociones. La Liturgia es la acción sagrada por excelencia y es inigualable. Liturgia significa etimológicamente “servicio del pueblo”.

La Eucaristía es una forma de liturgia: la más importante. Es la liturgia de acción de gracias a Dios donde recordamos y actualizamos el sacrificio de Cristo realizado en la Última Cena. En dicho acontecimiento, Jesús en vez de celebrar la antigua Pascua Judía, se entrega a sí mismo, transformando su condena de muerte en un sacrificio voluntario para la salvación del mundo. En la Eucaristía no sólo recordamos la Última Cena como un simple hecho histórico; sino que también actualizamos el Misterio Pascual: anunciamos la muerte de Jesús, proclamamos su Resurrección, mientras esperamos su segunda venida. Eucaristía significa etimológicamente “acción de gracias”.

Jesús Sacerdote, Profeta y Rey

JESÚS SACERDOTE, PROFETA Y REY:

Jesús muere en la Cruz para devolvernos la amistad con Dios, perdida desde el momento que Adán y Eva se alejaron de Él. Por la Muerte y Resurrección de Jesucristo se nos permite borrar el pecado original. Esto se concreta a través de nuestro Bautismo. Somos bautizados y quedamos en igualdad de condiciones con Jesús: sacerdote (posibilidad de cada uno de nosotros de interceder ante Dios), profeta (tenemos la misión de anunciar el Evangelio) y rey (capacidad nuestra de discernir entre lo bueno y lo malo). Estamos hablando de sacerdocio común o regio. El sacerdocio ministerial o jerárquico es también una semejanza con Cristo, pero con un orden: es el sacerdocio de quien preside la liturgia.

Altar, ambón y sede

LUGARES DE REFERENCIA DE LA LITURGIA EUCARÍSTICA:

Son tres los lugares de referencia, o “lugares teológicos”, de la liturgia eucarística: Altar, Ambón y Sede, que representan respectivamente a Jesús como sacerdote, profeta y rey.

ALTAR: Mesa que ha sido consagrada para la celebración de la Eucaristía. Allí convergen todos los elementos de la liturgia.

AMBÓN: Lugar desde donde se proclama la Palabra de Dios; es decir, las lecturas bíblicas (Evangelio incluido) y el Salmo Responsorial. También se proclaman el Pregón Pascual, las Secuencias (Pascua, Pentecostés, Corpus Christi), y facultativamente, la Homilía (antiguamente se predicaba desde el púlpito) y la Oración de los Fieles. No es de uso del animador, coro ni para dar a conocer los avisos.

SEDE: El sillón donde se sienta el sacerdote que preside la Eucaristía.

Eucaristía

LOS ACTORES DE LA CELEBRACIÓN:

El Concilio Vaticano II afirma que la liturgia “es el ejercicio del sacerdocio de Jesucristo, cabeza y miembros”. Desde esta afirmación podemos decir que cada Asamblea Litúrgica es el cuerpo de Cristo. Cristo mismo, cabeza y miembros que se ofrece al Padre.

Existen dos tipos de sacerdocio: sacerdocio común, que lo ejercen todos los bautizados, y sacerdocio regio o ministerial, ejercido por los presbíteros, especialmente cuando presiden la Santa Misa.

Jesús

CRISTO: Sumo y único sacerdote celebrante que actúa y se hace presente mediante la Asamblea.

Asamblea

ASAMBLEA: El pueblo de Dios que se congrega en torno a la celebración. Todos somos celebrantes de la liturgia. La asamblea recibe también el nombre de Synaxis.

Sacerdote

SACERDOTE: Actúa en la persona de Cristo. Preside la asamblea que celebra la Eucaristía. Recibe también el nombre de Presbítero.

Concelebrantes

CONCELEBRANTES: Cada uno de los obispos y/o presbíteros que conjuntamente actúan como ministros en la Eucaristía. Se les suele decir específicamente a los acompañantes de quien preside la celebración.

Diáconos

DIÁCONO: Ministro instituido que concelebra junto al obispo y/o sacerdote. Dentro de sus funciones, lee el Evangelio, invita a hacer el saludo de paz y a recibir la bendición final que imparte el sacerdote. Realiza el envío para que los fieles se vayan en la paz y en la alegría del Señor. También pueden presidir algunas celebraciones de sacramentos, como el bautismo y el matrimonio, así como pueden realizar responsos fúnebres.

Acólitos

ACÓLITOS: Sirven al Altar. Están los monaguillos, los acólitos instituidos y los ministros extraordinarios de la Comunión. Pueden ser religiosos o laicos.

Lector

LECTORES: Proclaman las lecturas bíblicas. Pueden ser laicos instituidos o no.

SALMISTAS: Cantan o leen el Salmo Responsorial. Pueden proclamar también el Pregón Pascual, las Secuencias y eventualmente leer la Oración de los Fieles.

Coro

CORO: Acompaña musicalmente la celebración. Se refiere tanto a los cantores como a los instrumentistas. El coro debe permitir que la asamblea entone al menos los estribillos de los cantos.

SERVIDORES DE LA COLECTA: Recogen las ofrendas de dinero que entregan los fieles de la asamblea.

Presentadores de Ofrendas

PRESENTADORES DE OFRENDAS: En el Rito de los Dones presentan el Pan, el Vino, accesorios y, en celebraciones especiales, ofrendas para fines solidarios o para la comunidad.

Animador Liturgia

ANIMADOR O GUÍA: Servidor de la asamblea que introduce los cantos, textos bíblicos y determinados momentos de la celebración. Puede dar indicaciones prácticas (misa del día, intenciones, números de los cantos, avisos). Sus intervenciones deben ser breves y sobrias.

SACRISTANES: Se encargan de la mantención del Templo. Algunos de ellos pueden ayudar a servir en el Altar.

ORNAMENTOS DEL SACERDOTE Y OBISPO:

“Los ornamentos litúrgicos -el alba, la estola y la casulla- que el sacerdote lleva durante la celebración de la Sagrada Eucaristía, quieren evidenciar, ante todo, que el sacerdote no está aquí como persona particular, como éste o aquél, sino en lugar de otro: Cristo”. (Joseph Ratzinger, Benedicto XVI, “El Cuerpo y la Liturgia”).

Alba

ALBA: Túnica de lienzo que los sacerdotes, diáconos y ministros se colocan sobre el hábito y el amito para celebrar los oficios divinos. Significa la pureza ritual y el despojamiento de toda corrupción.

Casulla

CASULLA: Vestidura litúrgica que lleva el sacerdote sobre los demás ornamentos cuando va a celebrar la Misa. Cambia de color según el tiempo litúrgico o fiesta que se va a celebrar.

DALMÁTICA: Vestidura sagrada parecida a la casulla que se coloca encima del alba. La usa actualmente el diácono.

Estola

ESTOLA: Banda larga de color variable que el sacerdote lleva sobre el alba para celebrar la Liturgia. El diácono también la usa, terciada.

Pluvial

PLUVIAL (CAPA): Vestidura litúrgica en forma de capa que emplea el sacerdote en ciertas celebraciones: matrimonios, procesiones, etc.

Amito

AMITO: Vestidura sagrada que usa opcionalmente el sacerdote debajo del alba. Es un lienzo que protege el cuello y cae sobre los hombros y la espalda. Se sujeta con dos cintas que se entrelazan delante del pecho.

Cíngulo

CÍNGULO: Lienza que sujeta el alba en la cintura cuando la lleva puesta el sacerdote.

Báculo y Mitra

BÁCULO: Bastón utilizado como apoyo. El nombre se asigna al “báculo pastoral” que utilizan los Obispos como signos de su calidad de pastores espirituales del pueblo de Dios.

Mitra y Palio

MITRA: Ornamento del Obispo en celebraciones solemnes. Es una especie de gorro alto con dos tiras de tela que cuelgan por detrás.

PALIO (No es lo mismo que “palia”): Insignia Pontifical que da el Papa a los Arzobispos y a algunos Obispos. Es una tela blanca con cruces negras que penden sobre los hombros y el pecho.

Solideo y Muceta

MUCETA: Especie de capa corta que cubre los brazos hasta el codo, utilizada por el Papa, de color blanco.

SOLIDEO: Trozo de género circular que usan los Obispos y el Papa en la cabeza. En el caso del Papa, es de color blanco; en el de los Obispos, color violeta.

Birreta

BIRRETA: Solideo de color rojo que da el Papa a los Cardenales al momento de nombrarlos.

Pectoral

PECTORAL: La cruz que los Obispos occidentales llevan colgada sobre el pecho, o el medallón que llevan en forma similar los orientales.

ELEMENTOS DE LA LITURGIA:

Hostia en Consagración

HOSTIA: Designa el Pan que el sacerdote consagra en la Misa. El término proviene del latín, que significa "victima".

Credencia

CREDENCIA: Mesa auxiliar donde se dejan los objetos necesarios para la celebración de la Eucaristía.

Cáliz

CÁLIZ: Vaso sagrado en el cual se consagra el Vino.

Copón

COPÓN: Vaso sagrado en el cual se consagran las hostias. Se diferencia del cáliz porque tiene tapa.

Píxide

PÍXIDE: Vaso destinado a contener la hostia consagrada.

Patena

PATENA: Vaso sagrado en el cual los ministros llevan la comunión a los fieles (cumple las veces de copón). Es también la pequeña bandeja que acompaña el cáliz con la hostia sacerdotal. Además, se le llama patena a la bandeja con la cuál el acólito acompaña al ministro en el momento de la comunión con el fin de evitar que caigan partículas al suelo.

Vinajeras

VINAJERAS: Botellas en las cuales se lleva el agua y el vino para la Misa.

Lavabo y manutergio

LAVABO: Lavatorio con el cual el sacerdote se lava las manos como signo de su propia purificación antes de la Consagración.

MANUTERGIO: Lienzo de género blanco con el cual el sacerdote se seca las manos.

CIBORIO: Especie de dosel que cubre el altar. Se le llama también Baldaquino.

Corporal

CORPORAL: Lienzo de género blanco que se utiliza para depositar sobre él, el Cuerpo y la Sangre del Señor. Se caracteriza porque se dobla en cuatro partes con el objeto de que cualquier partícula del Cuerpo de Cristo que de dentro del corporal al momento de ser doblado. El corporal no puede ponerse por el revés ni tampoco ventilarse para que quede bien estirado.

Purificador

PURIFICADOR: Lienzo de género blanco que se utiliza para recoger todas las partículas que pudiere haber en los copones y patenas y para secar el cáliz después de haber sido purificado.

Humeral

HUMERAL: Paño rectangular que el sacerdote se coloca sobre los hombros y brazos para tomar ciertos objetos, como la custodia y el copón para bendecir o llevarlos en procesión.

Palia

PALIA (No es lo mismo que “palio”): Cartón forrado en género blanco que se pone sobre el cáliz para evitar que cualquier cosa pueda caer dentro de éste.

Portaviático

VIÁTICO: La comunión llevada a los enfermos. El recipiente que contiene las hostias consagradas se llama Portaviático.

Crisma

ÓLEO O CRISMA: Aceite consagrado por el Obispo el Jueves Santo, que se emplea en algunos sacramentos, como el Bautismo y la Confirmación (crismación). Es símbolo del don del Espíritu Santo y de su fuerza.

Campanilla

CAMPANILLAS: Sirven para llamar la atención de los fieles en la Consagración y en el Cordero de Dios. Se tocan en los siguientes momentos: a) en la Primera Epíclesis, donde el sacerdote invoca al Espíritu Santo para que el pan y el vino queden consagrados, b) en la Elevación del Pan y del Vino, en cada caso se toca tres veces, c) cuando el sacerdote se arrodilla después de cada elevación, y d) cuando el sacerdote se arrodilla antes de mostrar al Cordero de Dios. Su uso no es obligatorio. En la Adoración al Santísimo, las campanillas se tocan tres veces mientras el sacerdote bendice al pueblo con el Santísimo Sacramento.

Presbiterio y Sacerdotes

PRESBITERIO: Lugar del templo en torno al altar, reservado a los sacerdotes, diáconos y concelebrantes durante la Santa Misa. También se designa al conjunto de presbíteros.

Púlpito

PÚLPITO: Lugar en desuso separado del presbiterio que estaba destinado a las prédicas. Fue reemplazado por el ambón, función que actualmente cumplen muchos púlpitos de templos antiguos.

Corona de Adviento

CORONA DE ADVIENTO: Corona que se utiliza durante todo el período de Adviento, previo a la Navidad. Posee cuatro velas en su perímetro y una quinta al centro. Las cuatro velas perimetrales se encienden sumando de a una en cada uno de los cuatro domingos del Adviento; éstas pueden ser del mismo color (morado de preferencia), o tres moradas y una rosada, correspondiendo esta última al tercer domingo, o todas de diferente color (morado para el primer domingo, verde para el segundo, rosado para el tercero y celeste o blanco para el cuarto domingo). La vela del centro, de color blanco, se enciende durante la Misa de Nochebuena. Durante el Tiempo de Navidad, la corona puede estar presente con todas sus velas encendidas.

Pesebre

PESEBRE: Imagen en la cual está recreado el Nacimiento de Jesús. Si bien es de uso en el tiempo de Navidad, es costumbre armarlo durante el período de Adviento.

Crucifijo

CRUCIFIJO: Imagen de Cristo en la Cruz.

Cirio Pascual

CIRIO: Vela de cera que se emplea en las iglesias. En las celebraciones litúrgicas, los cirios son imagen visual de nuestra fe. El Cirio Pascual, que se renueva todos los años en la Vigilia Pascual, se usa durante el Tiempo de Pascua, en bautizos, primeras comuniones, confirmaciones y misas exequiales.

Ciriales

CIRIALES: Candeleros altos que llevan los acólitos en las procesiones del sacerdote que preside la Misa.

Sagrario

SAGRARIO: Lugar donde se guarda el copón con las hostias consagradas. Se le llama también Tabernáculo.

Custodia en Exposición del Santísimo

CUSTODIA: Vaso sagrado en el que se coloca la hostia consagrada de modo que pueda ser vista. Se le llama también Ostentorio. Se emplea para la exposición y procesiones con el Santísimo.

Conopeo

CONOPEO: Velo con que se cubre el copón cuando queda guardado en el sagrario. También si se expone el Santísimo sin emplear la custodia.

Acetre e Hisopo

ACETRE: Caldero de agua bendita que se usa para las aspersiones litúrgicas.

HISOPO: Dispersador para rociar con agua bendita (asperjar) en las bendiciones de personas y de objetos.

Incensario

INCENSARIO: Utensilio utilizado para colocar ascuas sobre las cuales se echa incienso. Las volutas de agradable olor que se producen son dirigidas hacia los objetos o la asamblea en señal de veneración (incensacion).

Naveta

NAVETA: Recipiente que contiene el incienso que se usa en el incensario.

Misal

MISAL: Libro de oraciones con el cual el sacerdote celebra la Eucaristía.

PONTIFICAL: Libro litúrgico que contiene las celebraciones con Obispos.

RITUAL: Libro litúrgico que contiene las formas y ritos de las celebraciones litúrgicas.

Atril

ATRIL: Sirve para apoyar el Misal sobre el Altar. También se designa al lugar donde el animador hace su labor de guiar a la asamblea.

Leccionario

LECCIONARIO: Libro desde el cual se proclaman las lecturas bíblicas, el Salmo Responsorial, el Pregón Pascual y las Secuencias. El Evangeliario es un leccionario que contiene solamente los Evangelios.

COLORES LITÚRGICOS: Los colores empleados en los ornamentos del sacerdote y de los concelebrantes. También se usan en telas de adornos. Representan el tiempo litúrgico o la festividad que se celebra. Los colores principales son: blanco (Navidad, Epifanía, Bautismo del Señor, Jueves Santo, Vigilia y Domingo de Resurrección, Tiempo de Pascua [excluido Pentecostés], Santísima Trinidad, Corpus Christi, Sagrado Corazón, Cristo Rey, celebraciones de acontecimientos de la vida de Jesús no relacionadas con su Pasión, Virgen María, Ángeles, Santos no mártires, día de Todos los Santos, consagraciones de templos, bautizos, primeras comuniones, ordenaciones sacerdotales y religiosas, matrimonios, celebraciones de envíos de misión y color de reemplazo en caso de faltar el adecuado), rojo (Domingo de Ramos, Liturgia de Viernes Santo, día de la Santa Cruz, Apóstoles, Santos Mártires, Pentecostés y confirmaciones), morado (Adviento, Cuaresma [excluido Domingo de Ramos], celebraciones penitenciales, día de Todos los Difuntos y misas de exequias) y verde (tiempo ordinario o "durante el año", excepto fiestas y solemnidades). En forma opcional (para uso exclusivo o complementario con otro color): dorado o plateado (Vigilias y Solemnidades de Pascua de Resurrección, Pentecostés y Navidad), celeste o azul (Virgen María) y rosado (Tercer Domingo de Adviento y Cuarto de Cuaresma, y menos frecuente, celebraciones marianas).

SIGNOS ESPECIALES EN LA CELEBRACIÓN EUCARÍSTICA:

Los signos propios de los momentos de la Misa, como la Procesión de Entrada, la Presentación de los Dones, la Consagración, la Comunión y la Bendición, están descritos en los capítulos 2 al 7 de nuestro ciclo de catequesis.

Procesión

PROCESIÓN: Paseo solemne de carácter religioso, dentro o fuera de la Misa, acompañado de cantos u oraciones. Las más usuales son la Procesión de Entrada, que inicia la Santa Misa, la procesión de ofrendas y la Procesión Final. En algunas ocasiones, como fiestas y solemnidades, hay procesiones que se realizan en homenaje a Jesús, a María o a algún santo, llevando la imagen de quien es festejado.

Veneración del Altar

VENERACIÓN DEL ALTAR: Gestos con las cuales se muestra el religioso respeto al Altar, como símbolo de Cristo y lugar del sacrificio. Son gestos de veneración del altar: la inclinación (reverencia), el beso y la incensación, según los casos.

Señal de la Cruz

SEÑAL DE LA CRUZ: Gesto que realizamos los cristianos consistente en hacer una triple cruz pequeña en la frente, en la boca y el pecho, para concluir con una gran cruz sobre nosotros mismos (desde la frente al pecho y desde el hombro izquierdo al derecho). Es un signo, un sacramental, por el cual manifestamos nuestra fe que Cristo nos redimió por su Cruz. Al señalarnos con la cruz mencionamos a la Santísima Trinidad: “En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo”. Como bautizados, consagramos la jornada a la gloria de Dios e invocamos la gracia del Señor que nos permite actuar en el Espíritu como Hijos del Padre. En la Santa Misa, este gesto se realiza al comenzar el Evangelio. En el Saludo Inicial y en la Bendición Final, se efectúa sólo la gran cruz final que pasa por nuestra frente, nuestros labios y nuestro corazón.

GENUFLEXIÓN: Acción de doblar una rodilla en señal de adoración a Dios.

CRISMACIÓN: Acción de ungir con el santo crisma. Ver óleo o crisma.

Aspersión

ASPERSIÓN: Gesto en que el sacerdote rocía a los presentes con agua, signo que recuerda nuestro Bautismo. En el Tiempo de Pascua puede reemplazar al Rito Penitencial. La aspersión también se usa en bendiciones y en Domingo de Ramos.

Incensación

INCENSACIÓN: Acción en que el sacerdote, con el incensario, dirige el humo de incienso a los objetos o a la asamblea. Este gesto, usado para solemnizar celebraciones, nos recuerda también la fidelidad de los primeros cristianos, y que gracias a su fortaleza la fe llegó hasta nosotros.

Virgen del Carmen

CORONACIÓN: Acción de coronar una imagen religiosa en una celebración litúrgica. Por ejemplo, el Papa Juan Pablo II, durante su visita a Chile, realizó la coronación de la Virgen del Carmen en el Templo Votivo de Maipú.

Imposición de Cenizas

IMPOSICIÓN DE CENIZAS: Signo propio del Miércoles de Cenizas, día que inicia la Cuaresma. Es un reconocimiento de que somos polvo y al polvo hemos de volver. Es señal de penitencia.

Resurrección

PREGÓN PASCUAL: Anuncio gozoso de la Resurrección de Cristo que se proclama en la Misa de Vigilia Pascual.

SECUENCIA: Texto litúrgico que se proclama (cantado o leído) después de la Segunda Lectura y antes del Aleluya, en las Misas del Domingo de Resurrección, Pentecostés y Corpus Christi. Las secuencias son himnos nacidos durante la Edad Media, con rico contenido literario.

Cristo Resucitado

TIEMPOS LITÚRGICOS:

Año Litúrgico es el período en que la Iglesia quiere santificar y hacer presente a Jesucristo en medio de nosotros. Esto se realiza a través del tiempo, es decir, los días, la semana, el año. Comienza con el Primer Domingo de Adviento (última semana de noviembre o primera semana de diciembre) y se extiende hasta la semana de la Solemnidad de Cristo Rey.

En el Año Litúrgico existen dos grandes ejes que dan origen a los diferentes tiempos y fiestas. Se trata del Ciclo de Navidad y del Ciclo de Pascua. El primero está compuesto por los tiempos de Adviento y Navidad, mientras que el segundo lo conforman la Cuaresma, el Triduo Pascual y el Tiempo de Pascua. Existe además el Tiempo Ordinario, que no está inserto en ningún ciclo especial.

Detallamos a continuación cada uno de los Tiempos Litúrgicos, con sus características y respectivos colores, además del significado de la Semana Santa, la semana más importante del año cristiano:

Adviento

ADVIENTO: Del latín adventus, llegada o advenimiento. Da inicio al Año Litúrgico. Período que comprende los cuatro domingos previos a Navidad, con sus respectivas semanas. Doble espera: la Navidad y la Segunda Venida de Cristo. En la Santa Misa se suprime el Gloria (excepto el 8 de diciembre), y su color litúrgico es el morado, con la salvedad del mencionado día de la Inmaculada Concepción (blanco). El Tercer Domingo, domingo del “alégrense”, puede utilizarse el color rosado. Un signo típico es la corona de adviento, que contabiliza los domingos transcurridos de este tiempo litúrgico.

Navidad

NAVIDAD: Su significado no se puede entender sino es a partir del sentido del Adviento. Desde la noche del 24 de diciembre hasta el día del Bautismo del Señor, celebramos la Encarnación de Jesucristo, haciéndose hombre, hermano nuestro. En la Misa se canta el Gloria, incluso en los ocho días siguientes a la Fiesta de Navidad. El color litúrgico de este tiempo es el blanco. Durante todo este tiempo, los templos están adornados con el tradicional pesebre.

Epifanía

La EPIFANÍA es parte del tiempo de NAVIDAD. Significa “manifestación”. Jesús se da a conocer. Aunque Jesús se muestra al mundo en diferentes momentos durante su vida, la Iglesia celebra como Epifanía la Manifestación a los Reyes Magos (6 de enero o, como es el caso de Chile, el domingo posterior al Año Nuevo). El domingo siguiente a la celebración de la Epifanía se recuerda otra manifestación, el Bautismo del Señor, culminando el tiempo de Navidad. (En aquellos países donde la Epifanía se celebra en domingo y cuando éste cae después del 6 de enero, el Bautismo del Señor se conmemora el lunes inmediatamente siguiente a la Epifanía).

Cuaresma

CUARESMA: Se extiende por cuarenta días, desde el Miércoles de Cenizas hasta el Jueves Santo, excluida la Misa de la Cena del Señor. Tiempo litúrgico que nos prepara para la Semana Santa y para la Pascua de Resurrección. El camino cuaresmal es para nosotros un tiempo de oración, tiempo de penitencia y tiempo de conversión. No es un refugio o una huida. Convertirse es algo más que hacer penitencias o conseguir privaciones momentáneas, es cambiar de vida y acoger el Reino de Dios. En la Santa Misa se suprime el Gloria y no hay Aleluya (en la Aclamación al Evangelio, el Aleluya se reemplaza por otro canto breve). Color litúrgico: morado, excepto Domingo de Ramos, que es rojo. El Cuarto Domingo, domingo del “alégrate”, puede utilizarse el rosado. La Cuaresma sólo se interrumpe, con colores propios y pudiéndose cantar Gloria y Aleluya, en las fiestas de San José y de la Anunciación (en caso de coincidir con día domingo o Semana Santa, se trasladan a fecha cercana).

Domingo de Ramos

La SEMANA SANTA es la semana más importante del Año Litúrgico, que conmemora la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús. Comienza con Domingo de Ramos, día que recuerda la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén, comprende además los últimos días de Cuaresma y prosigue con el Triduo y la Vigilia Pascual, para culminar con el Domingo de Resurrección.

Jueves Santo

TRIDUO PASCUAL: Se extiende desde la Misa de la Cena del Señor (Jueves Santo en la noche) hasta el Sábado Santo, antes de la Misa de Vigilia de Resurrección. El Jueves Santo (noche) se conmemora la Última Cena, en la cual Jesús va a realizar y llevar a plenitud el sentido de la Cena Pascual (color litúrgico: blanco, y se canta el Gloria). El Viernes Santo, día de la Pasión y Muerte de Jesús, no hay Misa: se realiza la Liturgia de Adoración de la Cruz, cuyo color litúrgico es el rojo. El Sábado Santo tampoco se celebra Misa y no hay música ni elementos festivos durante el día.

Pascua de Resurrección

TIEMPO DE PASCUA: Comienza con la celebración más importante del Año Litúrgico: la Misa de Vigilia de Resurrección, en la noche del Sábado Santo. En ella, como lo dice el Pregón Pascual, celebramos el triunfo de Jesús sobre la muerte y el pecado. Se retoman con mucha fuerza los cantos del Gloria y del Aleluya. El Tiempo de Pascua, que es como una larga fiesta de Resurrección, se extiende por cincuenta días e incluye las Apariciones de Jesús a Santo Tomás y a los Discípulos de Emaús, además de la solemnidad de la Ascensión del Señor, para culminar con Pentecostés, fiesta que recuerda la venida del Espíritu Santo sobre los Apóstoles. Un signo típico de este tiempo es el cirio pascual. El color litúrgico de toda la Pascua es el blanco, excepto Pentecostés, que es rojo.

Cristo Rey

TIEMPO ORDINARIO: Período de 34 semanas que no corresponde a ningún tiempo litúrgico en especial. En cada año y en forma alternada, los evangelistas Mateo, Marcos y Lucas nos van mostrando pasajes de la vida de Jesús que revivimos durante las misas dominicales (el cuarto evangelista, Juan, está presente en los tiempos litúrgicos especiales). El tiempo ordinario está dividido en dos partes: la primera se extiende desde el término del Tiempo de Navidad hasta el inicio de la Cuaresma, mientras que la segunda parte va desde la fiesta de Pentecostés hasta la semana del domingo de Cristo Rey. Color litúrgico: verde, excepto fiestas y solemnidades.

Resurrección

Las tres celebraciones más importantes del Año Litúrgico son, en ese orden, la Resurrección de Jesús, la fiesta de Pentecostés y la Navidad. La Resurrección, que se celebra el domingo siguiente a la primera luna llena de la primavera del hemisferio norte (en nuestro otoño, y que puede caer entre el 21 de marzo y el 26 de abril), determina las fechas de los tiempos litúrgicos y de las fiestas movibles del calendario cristiano.

Existen algunas celebraciones que poseen categorías especiales: solemnidades (fiestas de carácter solemne, eventos de máxima importancia: misas con Gloria, Primera y Segunda Lectura, Credo y Prefacio propio; algunos ejemplos: las mencionadas celebraciones de Pascua, Pentecostés y Navidad, y las fiestas marianas de la Asunción y la Inmaculada Concepción), fiestas (Gloria y Prefacio Propio en las eucaristías; por ejemplo, algunas advocaciones marianas; si las fiestas caen en un domingo que no sea de un tiempo litúrgico especial, pasan a la categoría de solemnidad), memorias obligadas y memorias libres. Agreguemos también que hay celebraciones que tienen diferentes categorías según el lugar donde se realizan, como el 11 de febrero, fiesta de Nuestra Señora de Lourdes, que en los santuarios marianos en su honor alcanza el rango máximo de solemnidad.

Pentecostés

Consignemos finalmente que en todo el año existen cuatro días de precepto dominical, o sea, en que es necesaria nuestra participación en la Santa Misa como si fuera domingo. Estos días, feriados legales en nuestro país y mencionados en orden cronológico del calendario civil, son: Asunción de la Virgen (15 de agosto), Todos los Santos (1° de noviembre), Inmaculada Concepción de María (8 de diciembre) y Navidad (25 de diciembre y no habiéndose asistido a la Misa de Nochebuena).

<< Catequesis sobre la Eucaristía <<

Información General | Mapa del Sitio | Condiciones de Uso | Salir a Portada