SANTUARIO Y PARROQUIA NUESTRA SEÑORA DE LOURDES

Gruta y Basílica. Quinta Normal, Santiago de Chile.


Inicio > Liturgia y Devoción > Oraciones


Oraciones > El Santo Rosario

EL SANTO ROSARIO

El Rosario

Presentamos el Rezo del Santo Rosario, con los Misterios actualizados por el Papa Juan Pablo II en su Carta Apostólica “Rosarium Virginis Mariae”, del 16 de Octubre de 2002.

INICIO:

Se hace una breve introducción, para luego entonar un Canto de Entrada, dedicado por lo general a la Virgen María.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Preparemos nuestro corazón y por intercesión de María, invoquemos la misericordia del Señor, quien perdona nuestros pecados.

Señor Jesús, Hijo de María Virgen, perdónanos por no reconocerte como nuestro hermano. Señor, ten piedad.

Señor Jesús, que nos entregaste a María como Madre, perdónanos por no recurrir a Ella en los momentos de dificultad. Cristo, ten piedad.

Señor Jesús, que en María nos invitas a seguirte como discípulos y misioneros, perdónanos por nuestra falta de unidad y compromiso cristiano. Señor, ten piedad.

Dios Todopoderoso, que preservó a María Santísima de toda falta y pecado, tenga misericordia de cada uno de nosotros, perdona nuestros pecados y nos lleve a la vida eterna. Amén.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

DESARROLLO DE LOS MISTERIOS DEL ROSARIO:

Los Misterios del Rosario están distribuidos en cuatro grupos, que se rezan según el día (de la semana) en que transcurre el rezo. Así, los Misterios Gozosos se rezan los lunes y sábados, los Dolorosos, martes y viernes, los Gloriosos, los miércoles y domingos, y los Luminosos, los jueves. Esta distribución por días puede alterarse libremente si es que existen razones espirituales, pastorales o de tiempos litúrgicos que así lo ameriten.

GUÍA (PADRENUESTRO): Padre Nuestro, que estás en el Cielo, santificado sea tu Nombre, venga a nosotros tu Reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el Cielo.

ASAMBLEA: Danos hoy nuestro pan de cada día, perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal. Amén.

GUÍA (AVEMARÍA): Dios te Salve, María, llena eres de gracia, el Señor está contigo. Bendita eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

ASAMBLEA: Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

(…)

GUÍA (DESPUÉS DEL DÉCIMO AVEMARÍA): Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.

ASAMBLEA: Como era en el principio ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

ASAMBLEA (PADRENUESTRO): Padre Nuestro, que estás en el Cielo, santificado sea tu Nombre, venga a nosotros tu Reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el Cielo.

GUÍA: Danos hoy nuestro pan de cada día, perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal. Amén.

ASAMBLEA (AVEMARÍA): Dios te Salve, María, llena eres de gracia, el Señor está contigo. Bendita eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

GUÍA: Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

(…)

ASAMBLEA (DÉCIMO AVEMARÍA): Dios te Salve, María, llena eres de gracia, el Señor está contigo. Bendita eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

GUÍA: Gloria, Santa María, Madre de Dios. Ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

ASAMBLEA: Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.

GUÍA: Como era en el principio ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

DESPUÉS DE TODO EL ROSARIO:

LA SALVE: Dios te Salve, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra, Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a ti suspiramos, gimiendo y llorando, en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos, y, después de este destierro, muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María! Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas y gracias de Nuestro Señor Jesucristo. Amén.

LETANÍAS A LA VIRGEN

UN PADRENUESTRO, TRES AVEMARÍAS Y UN GLORIA (OPCIONAL)

OTRAS ORACIONES MARIANAS (POR EJEMPLO, BENDITA SEA TU PUREZA)

BENDICIÓN FINAL (OPCIONAL)

CANTO FINAL A LA VIRGEN MARÍA (VER CANTOS).

<< Oraciones <<

Información General | Mapa del Sitio | Condiciones de Uso | Salir a Portada